jueves, noviembre 23, 2006

NIÑAS CHINAS

"Todo niño tiene derecho a crecer en una familia, y a conservar los vínculos con sus orígenes (país, lengua, cultura, religión). Sólo cuando no es posible la colocación en su propio Estado, la adopción por extranjeros se concibe como un beneficio para el niño"
(Convención sobre los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas, 20-11-89)
2005: 9,9%
2004: 10,1%
2003: 10%
(BBC Mundo,26-1- 06)

En la República China hay un número importante de niñas abandonadas en orfanatos o directamente asesinadas al nacer consecuencia de la política reguladora de la natalidad “de un solo hijo”, a la que se suma un criterio extendido en el mundo rural -un 80% de la población- que considera a la mujer como mano de obra desperdiciada, ya que tras casarse pasa a vivir en casa del marido.

Un espeluznante artículo de Abigail Haworth relataba hace unos meses una situación terriblemente dramática y deshumanizada: “En la provincia china de Hunan, vi una escena inimaginable de horror y crueldad: el cuerpo de una niña recién nacida arrojado en la calle. Como si fuera un bulto de basura, ante la indiferencia de los que pasaban”.

Trece países están suscritos al programa de adopción de menores en China, entre ellos España, primera en número de adopciones de esta nacionalidad en Europa y tercera en el mundo después de EEUU y Canadá. La emisión a mediados de los noventa del documental inglés "Habitaciones de la muerte" sobre los orfanatos chinos destapó el horror de las condiciones de vida de las menores.

En 1993 se firmó el Convenio de la Haya, convenio de cooperación entre países para el establecimiento de garantías en los procesos de adopción de niños de origen extranjero. Por él, la adopción se sujeta a un control administrativo sobre la idoneidad de los padres y de los hijos adoptivos. Sin embargo no todos los países tienen firmado este Convenio y por tanto los acuerdos que mantienen son de forma bilateral.

Desde el año1995 en que se formalizó la primera adopción de una menor de la República Popular China, numerosas parejas de España han viajado hasta allí con igual objetivo. Aproximadamente hay en la actualidad unas tres mil chinas adoptadas.

Muchos padres españoles optan por este país por la rapidez de los trámites comparado con otros. Se trata de una adopción administrativa y no judicial y es irrevocable, plena. En un año aproximadamente pueden tener a su niña en casa y “sólo es necesario un viaje, nada de largas estancias de uno, dos e incluso tres meses, ni de viajar hasta tres y cuatro veces para poder traerte a tu hijo como ocurre en otros países(…) Desde el mismo día en que llegamos a la R.P. China, o a lo sumo al día siguiente a la llegada, nos entregan al que es nuestro/a hijo/a” destaca ANDENI, una de las asociaciones que se encarga de informar y gestionar el tema.

La edad mínima requerida a los padres adoptivos es de 30 años y la máxima de 55, no aceptan parejas de hecho ni homosexuales, a los que consideran enfermos psíquicos, pero sí pueden adoptar personas solteras, separadas, divorciadas y viudas, tanto hombres como mujeres. En el caso de ser hombre, la ley china exige que haya una diferencia mínima de 40 años con la menor.

El coste total de una adopción ronda los 12.000 euros dependiendo de la provincia de China que se trate. Dentro de los gastos derivados de la adopción, se encuentra el pago obligatorio de 3.000 euros al orfanato de origen.

Se calcula que en la actualidad se siguen abandonando entre 20.000 y 100.000 niñas cada año. Mientras tanto, China sigue elevando sus cifras en la economía internacional. Dong Tao, economista de Credit Suisse First Boston, a propósito de tal pujanza, dijo: "Éstos son niveles de superávit sin precedentes que reflejan que los cambios estructurales de China van encaminados a convertirse en la fábrica del mundo"

14 comentarios:

Erika Contreras dijo...

Pilar:
Muy interesante tu blog. Me impresionó las cifras de abandono de las niñas chinas ya que detrás de ellas hay personitas que tienen derechos.
Quiero además agradecerte la visita a mi blog y dejarle saludos a tu amiga con parkinson.
un abrazo
erika

andrés dijo...

dios mío Pilar, cómo duele la verdad de los números de de verdad.

besitos siempre, es lo mejor que se me ocurre

Mari dijo...

como los espartanos de mierda. Princesas color amarillo, marr[on o blanco, da igual. La vida es un boomerang....

Luzamarga dijo...

Espeluznante, ciertamente. Se te paraliza el alma y un nudo de repugnancia sube desde el estómago hasta el cerebro.

A propósito del tema chino, he de ver un documental que va a emitir Documanía sobre las mujeres trabajadoras chinas, que (según he visto en el anuncio del programa), expone en qué condiciones trabajan a destajo para llenar los armarios de occidente y elevar esa pib de mierda.

Te dejo un besazo, Pilar.

Eva.

Anónimo dijo...

Es muy triste, sólo poder sobrecogerse.

Disfruta, de tus compañeros de weeckend.

Besicos,
Encarna

PIlar M Clares dijo...

Hola, Erika, impresionante tú y tu tema. A mi amiga le dignosticaron párkinson con 38 años, un caso no muy normal. Ha hecho una asociación, no para, y lo va llevando bien, con esperanza. Esa parte de las enfermedades es muy importante, por eso te mando un abrazo tan fuerte como lo necesites y en los momentos que lo necesites. Fantástico que hayas pasado por aquí. espero tus opiniones.

A los demás, este ha sido el post que más trabajo me ha costado hacer, me iba subiendo la mala leche; he procurado ser lo más lacónica posible. Esto es lo que hay. Ahora resulta que tienen ya varias generaciones de 7 hombres por mujer. Y no es precisamente un paraíso eso, ni se nos pase por la cabeza, porque de nuevo cae el tema sobre las mismas: se están produciendo situaciones de tráfico de mujeres.
Así se pudran los ideólogos y protagonistas de estos siniestros planes e ideas ancestrales.Pufff

¿QUién se preguntaba si era necesario ser feminista ?

Para acabar: un beso cariñoso y dulce que nos quite el mal sabor, pero que no nos haga olvidar lo importante.

3'14 dijo...

De lo ideal a la realidad...

Sería idílico poder acceder a la adopción sin tantas trabas. Fuera el origen del niño/a el que fuera. Sería ideal que todos los niños huérfanos o abandonados tuvieran las mismas posibilidades de tener una familia, sea del tipo que sea, convencional, monoparental, de pareja del mismo sexo...
Sería fabuloso no tener que pagar por algo tan humano y natural como es ser padre o madre. Sea por los motivos que sea. Pero encima me resulta más cruel hacer pasar por lo que se hace pasar a alguien que desea con todas sus fuerzas dar su vida por tener hijos y porque la naturaleza no le ha dotado para ello se les imponen miles cuestionarios, obligatoriedad de una renta determinada.. en fin, esos aspectos tan inexplicables que tiene la maldita burocracia...
Pero no juzgaré a las personas que han entrado en el juego de tantos paises que se aprovechan de la debilidad emocional. Y miraré el lado positivo, la oportunidad que se les brinda a esas niñas, o niños por tener lo que debería ser una obligación y no un derecho: Amor y cariño.
Mientras las leyes no regulen estas injusticias, acabo por pensar que en casos así, el fin justifica los medios... Y me duele, pero este es el lado realista.

ella y su orgía dijo...

Sólo niñas. Es cierto. Siempre que ves a una pareja con un pequeño adoptado de esa nacionalidad es niña.
Qué triste. Tal vez el nivel de desarrollo de un país debería medirse por otros baremos, como la discriminación por razón de sexo.

Besos orgiásticos.

silvia piranesi dijo...

ojalá muchas cosas se quedaran en la ficción... es que el mundo está loco definitivamente.

PIlar M Clares dijo...

Esencial, Ella, lo que dices.

El pensamiento de hoy es exclusivamente en términos económicos. Hay una brecha enorme entre el desarrollo del conocimiento y la producción material, estamos en la sociedad de la economía de la mente, que encima promete la máxima libertad de elección y decisión.

Máxima falsedad.

Un abrazo

PIlar M Clares dijo...

Y un saludo a Silvia. Bienvenida a esta casa

Reality Bit dijo...

Muy esclarecedor. La cifra de niñas abandonadas es flipante, uno a veces se pregunta en qué mundo vivimos, en el que es más importante tener una PSP que sacar adelante a los niños. Las tradiciones pesan... pero qué cojones, también pesa el sentido común, o no?

PIlar M Clares dijo...

Sobre todo la humanidad, Relity, y el derecho de los seres en igualdad, no me cansaré de decirlo. Sé que tú lo sabes. ¿Tradiciones? ¿sentido común?
Besazos

El País, 2 de febrero 2008 dijo...

Unos archivos desclasificados son un resumen detallado de las conversaciones que mantuvieron el fundador de la República Popular China y el secretario de Estado Henry Kissinger en una residencia de descanso del líder comunista cercana a Pekín. Las conversaciones abarcan un amplio espectro de temas, incluidas las entonces espinosas relaciones que ambas potencias mantenían con la Unión Soviética y Taiwán.

Pero durante ese encuentro, el líder chino hizo una sorprendente oferta a su huésped norteamericano: enviar 10 millones de mujeres chinas a Estados Unidos que el padre de la revolución consideraba que sobraban en el país más poblado del mundo.

Las transcripciones muestran que los comentarios de Mao sobre las mujeres chinas fueron un tema recurrente durante esa entrevista. Aunque la conversación giró sobre asuntos de interés común para ambos países, como la necesidad de incrementar el comercio bilateral, Mao aprovechó el menor resquicio para reiterar su descabellada oferta a Kissinger, alegando que en China había un excedente de mujeres. Su oferta inicial, según estos documentos ahora desclasificados, pasaba por enviar a Estados Unidos decenas de miles de mujeres, pero según fue avanzando la conversación incrementó su petición hasta los 10 millones.

El ofrecimiento chino provocó risas e hilaridad entre los miembros de la delegación estadounidense, que en ningún momento pensaron que Mao podía estar hablando en serio. Kissinger siguió la corriente a Mao pensando de que todo se trataba de un chiste. Pero Mao, lejos de plegar velas, empezó entonces a quejarse de que sus compatriotas tenían demasiados niños. Hasta el punto de expresar el temor a que una invasión soviética del país podría prosperar por el mero hecgho de que las mujeres no sabían luchar.

Ante la avalancha de comentarios misóginos, un consejero advirtió a Mao de que sus palabras, de filtrarse, podrían causar un hondo malestar entre buena parte de la sociedad china. Mao se vio obligado a pedir disculpas a la intérprete que traducía sus palabras y acordó con Kissinger eliminar dichos comentarios ofensivos de las grabaciones.