viernes, junio 13, 2008

LA UE Y SUS RESIDUOS

Según la UE, estas son en síntesis las medidas que "se aplican a las sustancias u objetos de los que se desprenda su poseedor":

1.-Los Estados miembros deben prohibir el abandono, el vertido y la eliminación incontrolada de residuos.

2.-Los Estados miembros deben fomentar la prevención, el reciclado y la transformación de los residuos para poder reutilizarlos.

3.-Los Estados miembros informarán a la Comisión de:

3.1.-Proyectos de normativa que puedan llevar aparejado el empleo de productos que puedan ser causa de dificultades técnicas y costes excesivos de eliminación.

3.2.- Proyectos que puedan fomentar la disminución de las cantidades de algunos residuos, el tratamiento de los mismos para reciclarlos o reutilizarlos.

3.3.- Proyectos para la producción de energía a partir de determinados residuos y el empleo de los recursos naturales que pueden ser sustituidos por materiales de recuperación.

4.- Los Estados miembros deben obligar a los poseedores de residuos a entregarlos a recolectores públicos o privados o a una empresa de gestión, o a ocuparse ellos mismos de su eliminación con arreglo a las disposiciones que figuran en estas medidas.

5.- Las empresas que se ocupen del tratamiento o depósito de residuos por cuenta ajena deben obtener una autorización que regule los tipos y cantidades de residuos que hayan de tratarse, las prescripciones así como las precauciones que deban tomarse.

6.- Las autoridades competentes podrán verificar periódicamente si se respetan estas condiciones de autorización. La misma vigilancia de la autoridad competente se reserva a las empresas de transporte, recogida, almacenamiento, depósito o tratamiento de sus propios residuos o de los de terceros.

7.- El coste de la eliminación de los residuos debe recaer en el poseedor que los remita a un recolector o a una empresa, así como en los anteriores poseedores o en el fabricante del producto generador de los residuos, en virtud del principio de que «quien contamina, paga».

Enlaces sobre el tema en la UE:

El reciclaje es una de las medidas más importantes para controlar lo que llevamos años leyendo sobre el cambio climático, aunque en algunas Comunidades, como la de Murcia, se gasten el dinero en campañas pero no hagan efectivos los consejos que ellos mismos dan.

El reciclaje es una de las necesidades que desde la cumbre de Kioto la Comunidad Europea suscribió (Convención marco mediante la Decisión 94/69/CE, de 15 de diciembre de 1993, que entró en vigor el 21 de marzo de 1994), y un tema que se ha tenido como prioritario en los Estados miembros a través de las normativas de la UE. El Protocolo de Kioto es uno de los instrumentos más importantes destinados a luchar contra el cambio climático. Contiene el compromiso de los países industrializados -algunos- de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en una media de un 5%, se recoge en esta página de la UE.

El reciclaje beneficia al medioambiente directamente en la emisión de los gases porque reduce la producción en industrias contaminantes, los plásticos por poner un ejemplo sencillo. Además, ayuda al ciudadano concienciado --publicidad nos sobra, no así el ejemplo-- a reducir el consumo de los productos.

Ellos se lo guisan y ellos se lo comen: manipulan productos con los peores recursos para el medioambiente. Eso mismo los encarece. Nos informan de cómo reciclar, y acto seguido, se pasan por el forro las normativas aconsejadas y firmadas en los foros internacionales.

Y lo que nos viene es la cola de la pescadilla mordida: volverán a preguntarse si el ciudadano está concienciado, se intensificarán las campañas de publicidad que justifican los grandes titulares de esta crisis
y, a continuación, sin duda, todo subirá considerablemente más de lo que lo ha hecho en los dos últimos meses.

Desde que me conozco he oído que el petróleo es una energía con los días contados por no decir fósil. Es más que probable que a estas alturas los ciudadanos lo tengamos más claro que los mismos gestores de la política mediambiental a tenor de los vídeos del post anterior. Pero los ciudadanos no solo no intervenimos directamente en la industria y gestión de la macroeconomía, sino que estamos abocados a tragarnos los infestos productos que ella misma genera, es más, trabajamos para pagar a quienes gestionan de verdad el mundo.

  • Me pregunto si las empresas de transporte desde hace mucho tiempo no sabían que el carburante subiría porque es un bien escaso y encima entramos en una guerra con quien nos lo provee.

  • Me pregunto por qué la normativa no les ha prohibido mantener los recorridos sobre las bases energénitas de hace décadas.

  • Me pregunto por qué las industrias tan advertidas como los propios ciudadanos no llevan ya años reconvirtiendo su forma de producción.

  • Me pregunto quién se permite ser tan benévolo con su propia vida y tan poco cuidadoso con la de los demás y el futuro.

  • Me pregunto a quién ha beneficiado las alarmistas compras en los supermercados en estos últimos días.

  • Me pregunto a cuánto estarán los productos cuando vuelvan a estar repuestos.

  • Me pregunto cuánto papel higiénico han necesitado los ideólogos de este mundo para que ayer en los súper no hubiera.

Temas relacionados en este blog:
Inflación
Basuras
Crisis
Estanflación

9 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Pienso que aparte de la negligencia habitual en los políticos que padecemos también existe la ineptitud originaria en los mismos. O sea, aparte de corruptelas y demás, además es que son bastante tontos.

Y está el hecho de que tampoco les preocupa lo que pase porque tienen mucho voto cautivo que los va a mantener en el poder siempre.

Son incapaces (en el mejor de los casos) de preveer cualquier incidencia futura. Son lamentables.

Al final también tienen el palo y al que no haga lo que dicen ellos le arrean en la cabeza.

Eso es lo que hay.

Besos.

Pilar M Clares dijo...

jajaja "bastante tontos", sí, Toro, viva el sentido común de las palabras.
Me pregunto cuánto nos cuesta su tontería.

Besico

Soledad Galllego Díaz en la prensa dijo...

SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ
Diluvia. Llueve a cántaros


20 millones de parados, como se quejaba Tony Blair, pero tampoco de obligar a los ciudadanos a enfrentarse "en total soledad con una divinidad irascible y absolutamente misteriosa como es el mercado de trabajo".

(...)y dice:

Nada se hará, dice Romagnoli, con unos sindicatos obsoletos, capaces exclusivamente de defender a quien ya ha encontrado un puesto de trabajo y no a quien lo está buscando sin poder encontrarlo; con quienes se niegan a aceptar las extraordinarias modificaciones que experimenta el mundo del trabajo.

Pero nada se hará tampoco aceptando que desaparezca el Derecho del Trabajo o que quede reducido a un mínimo esqueleto, como pronostica también el profesor español López Bulla.

TEMAZO

Todo esto viene a cuento de la decisión de la Unión Europea de modificar la directiva sobre "ordenación del tiempo de trabajo". La propuesta británica de suprimir el tope de 48 horas semanales estaba sobre la mesa de la UE desde hace más de tres años, bloqueada por España, Francia e Italia, entre otros. Es cierto que la llegada al poder de Nicolás Sarkozy y Silvio Berlusconi ha hecho desaparecer esa minoría de bloqueo, pero aún así no se entiende por qué la Unión Europea ha decidido ahora dar prioridad a este tema, como no sea por el afán, más bien ideológico, de ir comprobando los "niveles de aceptabilidad" de la ciudadanía.

Es imposible creer que la nueva directiva pretenda simplemente adaptar la jornada laboral de los médicos de guardia, como algunos quieren hacernos tragar. Todos sabemos que la Comisión es experta en encontrar salidas ambiguas a problemas liosos. De hecho, el Parlamento Europeo (PE) ya había dejado una puerta abierta: "Se podrán computar diferentemente las horas inactivas de los tiempos de guardia en aquellos Estados o instituciones donde la gestión de los Servicios Públicos quede amenazada por carencia de personal".

El informe previo del PE ha sido bastante claro: la nueva directiva europea no va a establecer un escenario de flexibilización, como a tantos empresarios y políticos les gusta pedir, sino que va a anular directamente la norma de ordenación del tiempo de jornada laboral, algo que ha sido hasta ahora un elemento básico del Derecho del Trabajo. "Es inaceptable", resumía el informe del PE, encargado al diputado socialista español Alejandro Cercas.

Cualquiera que esté un poco al tanto de lo que pasa en Europa y de lo que pasa en el mundo, sabe que, en estos momentos, incluso desde el punto de los intereses del mundo empresarial, hay cosas mucho más urgentes que afrontar la supresión de la directiva de las 48 horas. Sin ir más lejos, las que reclamaba esta misma semana la canciller alemana Angela Merkel: la regulación anglosajona de los mercados financieros ha demostrado que es insuficiente, ha llevado a nuestras sociedades a una crisis y ha demostrado que hay mucho más peligro en la opacidad del sistema financiero que en la relativa rigidez de la jornada laboral. Pero parece que sobre ese asunto en concreto nadie tiene prisa. Ni llueve, ni diluvia. No cae una gota. solg@elpais.es.

Pedro M dijo...

El mercado libre y las medidas sin control para frenar el paro lo que permiten es aligerar los contratos a voluntad de los empresarios.
¿Hasta dónde aguanta el trabajador, hasta dónde el ciudadano con cuestiones de tanta irregularidad como la que describes?
Esto tiene el bienestar, de ellos.
Un saludo

Aloia dijo...

Ojalá pudiera tener alguna respuesta para tus preguntas que son mías también...sin duda dormiríamos todos un poco más tranquilos, sin miedo a que hasta el valor del sueño se ponga por las nubes..........¿TOntos?¿Sólo tontos?

Pilar estoy deseando conocer, por cierto, tus inquietudes a cerca de las miembras.........qué nervios/nervias.......

Mil biquiños!!

Pilar M Clares dijo...

Reconocerás, Aloia que tocar la palabra MIEMBRO en femenino es una provocación muy pero que muy fuerte jajajajaja... en fin

...y que para caer en lo ridículo siempre estamos a tiempo, pero no es nuevo, los modistos, esa palabra tan usual, eran modistas, y la cosa no tuvo más transcendencia, el cambio era del femenino al masculino. El género es una arbitrariedad, te respondo desde la filología, que es tan absurda como puede ser la ciudadanía. Imperdonable, sí, y un gran tema de debate teniendo en cuenta el estado del mundo.
Ay, cosas pasan, bonica. Un beso.

Una huelga de empresarios la del carburante, porque no sabían que no queda petróleo, y claro,están dispuestos a contribuir a que el producto nos llegue a más de un 400% de encarecimiento... tienen la vida muy achuchá estos del transporte, sí, vaya.

En fin, serafín.

Muchos besos.

pe-jota dijo...

Mientras la burra aguante....., cuando todo comienza a saltar por los aires, ¿a quién echarán la culpa?

Comerciantes y agricultores, 16-6-08 dijo...

UNA:
La primera gran protesta ante la crisis
Los comerciantes denuncian pérdidas "irrecuperables"
La Confederación Española de Comercio niega las subidas de precios y asegura que el sector ha reducido márgenes ante la caída de ventas.
Asimismo, ha destacado la vuelta a la normalidad "en un 80%" tras la semana de paro del sector del transporte, aunque ha reconocido que todavía existen casos puntuales pendientes de la espera de mercancía, que se solventarán a lo largo de esta semana. "Los clientes pueden encontrar prácticamente toda la oferta comercial habitual en sus tiendas"

Y DOS:
Los agricultores toman el relevo a los camioneros
Un centenar de trabajadores del campo cortan con sus tractores la A-2 en Lleida.
Los agricultores reclaman al Gobierno un gasóleo profesional, con la máxima rebaja de los impuestos indirectos especiales a los hidrocarburos permitida por la Unión Europea y con un IVA reducido del 7% que se aplique en todos los usos profesionales.

La prensa dijo...

El Parlamento Europeo aprueba la nueva directiva comunitaria, de carácter vinculante
EFE - Estrasburgo - 17/06/2008



El Parlamento Europeo aprobó hoy la nueva directiva comunitaria sobre residuos, que introduce objetivos vinculantes para el reciclaje y la reutilización de ciertos materiales en 2020. Los eurodiputados votaron a favor del texto pactado entre los representantes de la Eurocámara y los Estados miembros y que obligará a los países de la UE a establecer planes nacionales de prevención de residuos y a la Comisión Europea (CE) a estudiar la imposición de objetivos también en este ámbito.



Respecto al reciclaje, los gobiernos tendrán que tomar medidas para garantizar que en 2020 se recicla o reutiliza el 50 por ciento del papel, el plástico y el vidrio de los residuos domésticos, así como el 70 por ciento de los deshechos no peligrosos procedentes de la construcción y las demoliciones. Además, el texto fija que la CE deberá revisar estos objetivos en 2020.