lunes, agosto 04, 2008

VIDAS EN VERANO



Estaba preparándome para ir a un curso de periodismo social en una vuelta de la playa cuando ya había conseguido no saber a qué día estábamos, y en esto que llegó a la ciudad la amiga de una amiga que es amiga también y por tener yo que pensar en la maleta y los asuntos de la semana que ahora me llevaban a Madrid -que una ciudad después del mar hay que pensársela, eh- fueron ellas a la playa con la idea de que a la noche nos veríamos. Me contaban que habían ido a la Dehesa de Campoamor, a una calita de calidad con sus hamacas y servicios muchos. Entre ellos, los masajes. Algunas mujeres de las que llamamos chinas sean de donde sean masajean a los veraneantes por un precio que quien está pasando allí el día se lo puede permitir. Un masaje en la orilla del mar hay que reconocer que resulta atractivo, sobre todo al atardecer, es como para no pensárselo.
Las chicas lo hacían bien, comentaban mis amigas. La mala hostia nos ha venido por los chulos de mierda directamente que las controlaban, añadieron. Tres tíos, chinos de donde sean igualmente, sin quitarles ojo mientras ellas trabajan. Hay clientes con todo tipo de perfiles, generalmente de una cierta edad acompañados por un amigo, a veces solos, o en grupos pequeños si son más jóvenes, fin de semana, es fácil, un paseo por la playa, un masaje, unas palabras seguidas atentamente por los observadores, finalmente un pacto con ellos, precio según servicio,lugar en hotel o apartamento y a qué hora. Mujer trabajando para hombre proxeneta de los que se llaman empresarios que sacan y recogen a las niñas a una hora, las acuestan en lugares bien cerrados, mandan dinero que suena bienbien a sus lugares de origen, Camboya, Laos, recónditos poblados rurales vietnamitas o chinos de donde salieron con la promesa de trabajo y protección. Con las familias ellas hace tiempo que no hablan y, si lo hacen, cambian mentira por estima.

12 comentarios:

Rafael dijo...

Pues sí, vaya. Es otro tipo de explotación, pero lo es al fin y al cabo. Hace unos días advirtieron sobre estos masajes en un telediario, precisamente. Decían que casi siempre los daban personas no preparadas y que podían resultar dañinos... pero imagino que es lo más cerca que podemos estar en España del exotismo de un masaje tailandés.

Has contado muy poco de tus vacaciones, quiero más :)

pe-jota dijo...

La explotación laboral está mucho más presente de lo que la mayoría de las veces queremos creer o estamos dispuestos a admitir.

Feliz regreso, t veo que vienes con las armas afiladas.

TOROSALVAJE dijo...

No fastidies, no me lo hubiera imaginado nunca. Proxenetas de masajes?, acabáramos...

Besos.

Chayo dijo...

Así? en plena playa?
una prostitución playera, se podría decir??
Ojiplática quedé...

Pilar M Clares dijo...

ayyyyyy, qué gusto verossss, de nuevo por aquí, purrumpurrum calentando motores (el coche roto, por cierto,uah)

Sobre el asunto: no hay nada de extraño en darse un masaje en la playa, Torooooo gusto verte, es una idea más de las que completan --nunca estará completo nooo-- el consumo del tiempo libre, hala, a darse un masaje, que da mucho gustín, pero la otra parte es la que aprovecha la idea, pone a las chicas controladas por los proxenetas (asco) y quedan pendientes de otros servicios que no suceden en ese lugar mismo, sino en los hoteles, apartamentos, etc. Un modo más de la prostitución que queda recubierta de una actividad de moda.

Y esto no quiere decir que todos o todas que dan masajes en la playa estén dispuestos, hablamos de ciertas "empresas" y en este caso concreto asiáticas. Como dices pjota ¡qué buenos post has hecho!, un placer como siempre, la explotación , casi diría esclavitud en estas situaciones de muejres alejadas de sus orígenes, es más frecuente de lo que queremos ver.

¡¡Rafael, hermosura, ay, qué bien!! pues creo yo que quien tiene un problema de verdad no se da esos masajes playeros, se lo toma más en serio, estos son de gustín, algunos, como parece, de gustón para el que paga sin pensar en más.

Chayico, guapa levantina, que son proxenetas de los de siempre pero con caritas de corderos.

Qué bien llegar a casa y encontraros. Mil besos, estoy por haceros un masaje ¿hace? racaraca

Reality Bit dijo...

Qué fuerte me parece.

Es increíble la familiaridad con la que se toman estos temas en ciertos lugares, como si fuera lo más normal del mundo.

Aquí en España también hay muchos chulos, lo que pasa es que el tema está más controlado. Sigue siendo una cosa indeseable, pero cada vez hay más control sobre el proxeneta, sin llegar a desaparecer.

Pero es cierto que hay países en los que el proxeneta se ha convertido en un empresario tan valorado como otro cualquiera. Una verdadera pena.

Homo-Sapiensis dijo...

Pues es cierto que desde hace tiempo estan presentes en nuestras playas, y muchos desconocemos las historias que hay detras de estas mujeres quienes además en muchos casos tampoco conocen nuestro idioma, haciendoles sentir aun peor por ello, más exclavas, sin poder pedir ayuda. BUeno y oportuno tu post.Recibe un saludote

Papelucho dijo...

turismo sexual, era

3'14 dijo...

No tengo nada en contra en que dos personas adultas y con mútuo consentimiento accedan a un intercambio de dinero por favores sexuales. El resto de variables que giran entorno a la prostitución me parece deleznable. Y lo mismo incluyo a quienes hacen uso de servicios sin reparar hasta qué punto la persona directamente implicada está conforme. Tan culpables son estos individuos como los proxenetas. Todo es un abuso de poder.

Un masaje, por mucho que sea para llenar un rato de ocio y darse un gustirrinín, si no se sabe dar puede causar lesiones. Por lo tanto, estamos hablando, no sólo de intrusismo si no de falta de praxis y profesionalidad. Allá cada cual, pero las cosas por su nombre, lo de estas chicas asiáticas que comentas en el post no son masajes precisamente y quien lo consume lo sabe.

Bienvenida Pilar! Aunque al igual te mando de nuevo de vacaciones, que ni en la playa te detienes para relajarte sin dejar de captar alguna causa denunciable. ;)

Sibyla dijo...

El turismo sexual, disfrazado de un inocente masaje...
Los proxenetas acampan a sus anchas en cualquier lugar. Veo que vienes con el mismo deseo de compromiso social que cuando marchaste...¡Esa es mi Pilar!

Un abrazo enorme de bienvenida:))

P.D:
A mí también me gusta y disfruto con el arte en la calle, anónimo, pero auténtico!

Pilar M Clares dijo...

Sí que hay chulos en España, sí, reality, seguro que sabes de la exención de impuetos de las empresas chinas en España ¿no? A ver quién es más chulo, je. Besico, alegría verte.

Y un beso para ti, homo sabiense, mil historias detrás casi siempre de marginación.

Unas vacaciones con sexo siempre son deseables, papelucho, el tema es el de siempre: no explotación, no escalvismo. Mil besos, me paso a verte ¿todo bien?

Relax, 3,14 y ok, claro, me voy ahora mismo a darme otro borneo, de hecho ando en ello, pero tenía mono ¿te lo puedes creer? Besico gordo

Prostitución pura con otra cara Sibyla gustaaazo encontrarte de nuevo, la calle siempre me tiró. MIl besos.

¡Seguimos! Abrazos

Aloia dijo...

No entraré ya más en debate que llego demasiado tarde para darle una vuelta más de tuerca, sólo diré que me dejas a cuadros, bueno, quiero decir, esa gentuza me deja a cuadros!!(jjjj...)
Mil biquiños!!