martes, septiembre 11, 2007

AFRODITA A, PECHOS FUERA

Yo no los llamaría protuberancias, como hace la wiki, suena mal para todo lo que abarca.
Vendidos a la bilogía, para hablar de pezones prefiero recurrir a la cabecita del recién nacido que acude a por su alimentación bajo miradas tiernas y naturales o a esas otras miradas igualmente biológicas que directamente tienen que ver con el sexo. A esas incluso más.

Pezones tenemos mujeres y hombres, y son principalmente eróticos en ambos, porque forman parte de los órganos sexuales y de las zonas erógenas del cuerpo humano. "El estímulo de los pezones con leves caricias o lamidas puede llegar a ponerlos erguidos, uno de los síntomas de que la persona está receptiva para realizar el acto sexual", señala la wiki, pero creo que se queda corta.

El pezón, círculo de entre 15 a 25 mm. de diámetro, se sitúa en la parte más visible y destacada de la mama. Tiene además un color distinto al resto de la piel, otro tono, y contiene entre 12 y 20, aproximadamente, tubérculos que llaman de Morgagni de forma irregular. Pero el aspecto y el tamaño de la areola que lo define varía notablemente entre unas mujeres y otras, depende de la raza, de la genética, etc, y aún más en los tiempos de embarazo en que se oscurece notablemente y se endurece, porque se prepara para la lactancia. Es normal que se recupere después de este período el estado anterior, pero en algún caso no es así.

Biológicamente a los hombres no se les suele tener en cuenta la evidencia de sus pezones porque, aunque se han dado casos excepcionales de lactancia masculina, no presentan esta función en general. Sin embargo más de una diríamos como el viejo chiste del amoníaco, "pues a mí me gustan". En las mujeres la cosa cambia, es de hecho algo trascendente en muchos momentos de la vida adulta, y que sean de un modo u otro se puede convertir en un inconveniente o ventaja a costa de la idea de la maternidad y la posible lactancia. En las mujeres de pezones retraídos, se dice, uno de los problemas es no poder amamantar.

Decir que una mujer "no tiene pezones" es sinónimo de que no los tiene dispuestos para la alimentación de sus hijos, aunque sí los tenga para sí misma y su disfrute sexual, que al final es el huevo de la gallina, o la gallina del huevo de esos hipotéticos hijos. En condiciones así, se las verá y se las deseará para escapar de la presión del entorno familiar y del creado culturalmente por ella misma para encontrar la fórmula que justifique que ella es madre, y de las buenas, de las dispuestas a dar felicidad al recién nacido y bienestar a la familia porque se comporta "de forma natural", un argumento tan sano como falso. Antes es natural el sexo, y no goza de tan buena reputación ni de juicios tan unánimes.

Primero fue la carne, y los pezones de hombres y mujeres son erógenos porque si no ni verbo ni preocupaciones sobre la alimentación tendrían hueco. Y por ahí va la idea de Wonderbrá con el sujetador-pezón, que simula uno de los tópicos también más falsos sobre los pechos femeninos asociados al sexo exclusivamente.

Los pezones, no solo se muestran en erección en estados de excitación sexual, sino que dependiendo de la sensibilidad de la persona, también se erizan cuando perciben una emoción que provenga de cualquier de los sentidos, ante un cambio de temperatura o cualquier estado especial en la que nos podamos encontrar.

Salir de casa con los pezones "puestos", además de que no es nada nuevo, nos vuelve a asociar con el tópico de "estar dispuesta" para el sexo, y no es que esté mal, es que es viejo y no responde a la verdad. Por barato que sea -parece que sobre los 40 euros- lo único que añade este modelo es un caparazón, en la línea de los sujetadores de hoy, y además quita-sorpresas, no me atrevo a que también las emociones. Quizás si se generaliza, que no creo, livianice ciertas situaciones que resultan comprometidas, como ante un auditorio, por ejemplo, o con el interlocutor no adecuado. Yo para la próxima me pediría un boxer-erección, y a ver quién se lo pene, digo pone.

  • Temas asociados en este blog:

Nosotras las vulvas

14 comentarios:

Celeste dijo...

Te leo mientras ceno (últimamente así ando) y me parto de risa, que los pimientos rellenos casi me atragantan!

Eso, a ver quien se lo pene!
No estaría mal.

La ropa "femenina" sigue con su erre que erre en mostrar a la mujer a su imagen y semejanza.
Pero...a ver cómo lo diría: me ha importado siempre un pepino la idea “femenina” y ni siquiera me preocupan mis pezones (aunque dicen que los tengo preciosos jajajajaja).
Me encanta esa capacidad tuya de filosofar, e invitarnos a, sobre pezones.
Te dejo un abrazo casto, que nunca se sabe, jajajajaja

(OCHO, nada más y nada menos, ocho letras rojas y arrugadas, me han salido para permitirme el acceso. Esto se complica cada día más. Recuerda que soy disléxica perdida)

Pilar M Clares dijo...

Celesteeeeeeee, esos pimientos, que te apro-pechen.

El sujepostizopezón parece una armadura medieval, pero dice una amiga mía que ella se compra la coraza para una fiesta, oye, pues nada. Bonitos todos, sin pudor, que no te voy a hacer ná, mué, me quedo con PEZONATOR, jajajaaj.
Besazos

Raquel dijo...

¿Y no es más fácil salirse al fresco y que las largas se pongan solas? ¿O dedicarse a los pensamientos impuros y conseguir el mismo efecto sin pagar un céntimo y encima pasándotelo bien? XDDDDDDD Besos, Pilarilla.

Pedro M dijo...

Un tema muy femenino. Saludos

Aloia dijo...

Un amigo mío llama a lo de pezones "puestos" empitonados...y me hace tanta gracia...El caso, estoy con Raquel, casi que prefiero la reacción natural...

Raquel dijo...

Creo que es de Alberti, parte de uno de sus poemas: "dos pitones en punta/bajo la bata", :)

Pilar M Clares dijo...

Buena, Raquel, seguramente, no lo recuerdo ahora, pero lo que me trae a la cabeza de inmediato este sujetador es a la enfermera aquella de la película de Robert Altman, Mash, a la que llamaban pezones de oro o algo así, que era una risa.

Literatura, arte en general, sobre los pezones hay mucha, y es que son verdaderamente bellos, en hombres y en mujeres, no sé si estaréis de acuerdo, y un lugar muy erótico.

Lo de los postizos yo tampoco lo acabo de ver, Aloia, la moda, sobre todo la que nos expone hacia el exterior y a ser (de)gustadas es ridícula muchas veces, y manipuladora. Ahora bien, si una mujer con ello se siente mejor, pues nada. Por mi parte, evitar las dependencias publicitarias, los modelos a seguir en la medida que no nos den satisfacción.

Pedro, yo diría que para ambos sexos.


Besazos

Raquel dijo...

XDDDDDD Morritos Calientes, Pilar, :)
Ya localicé los versos, son de Alberti, sí, de su elegía "Verte y no verte"
En La Habana las sombras
de las palmeras
me abrieron abanicos
y revoleras.
Una mulata,
dos pitones en punta
bajo la bata.
La rumba mueve cuernos,
pases mortales,
ojos de vaca y ronda
de sementales.
Las habaneras,
sin saberlo, se mueven
por gaoneras.

Pilar M Clares dijo...

Bonito ese Alberti,Raquel descriptivo, muy mulatón, sí señora.

Eso, eso, morritos calientes, pero lo que la caracterizaba también era ir de afrodita A, recuerdo la peli con mucha risa.

Buscando en la red poesía sobre el tema, mira:

Quiero un pecho rebosante,
un pezón con crestas de escarcha,
un tórax susurrante,
ver una nebulosa de estrellas
tintineando en el cielo de la noche
tendido sobre un turgente seno.
Sorber el sabor pegajoso y meloso
de la leche condensada.

...me temo que en lo de la leche condensada se le ha ido la mano jajajaj, (el autor es Ignacio Díaz del Monte)
Hay más y mejor.
Besicos

Raquel dijo...

Hombre, ¿condensada? eso ya es mucho pedir, XDDDDD
Lo que parece de verdad la primera leche es batido de vainilla, jajaja.

Raquel dijo...

Otra más para la antología, Pilar, ;)

Te besaré en la punta de las pestañas y en los pezones,
te turbulentamente besaré, mi vergonzosa,
en esos muslos de individua blanca,
tocara esos pies para otro vuelo más aire
que ese aire felino de tu fragancia,
te dijera española mía, francesa mía,
inglesa, ragazza, nórdica boreal,
espuma de la diáspora del Génesis
¿Qué más te dijera por dentro?
¿Griega, mi egipcia, romana por el mármol?
¿Fenicia, cartaginesa, o loca,
Locamente andaluza en el arco de morir
con todos los pétalos abiertos,
tensa la cítara de Dios, en la danza del fornicio?
Te oyera aullar, te fuera mordiendo
hasta las últimas amapolas, mi posesa,
te todavía enloqueciera allí, en el frescor ciego,
te nadara en la inmensidad insaciable de la lascivia,
riera frenético el frenesí con tus dientes,
me arrebatara el opio de tu piel hasta lo ebúrneo de otra pureza,
oyera cantar las esferas estallantes como pitágoras,
te lamiera, te olfateara como el león a su leona,
para el sol, fálicamente mía, ¡te amara!.


EL FORNICIO... (Gonzalo Rojas, Chile)

Mari dijo...

muy bien Pili!!!!!

que este tema de la lactancia materna es todo un emblema. Y sobre los pezones diré que sí tengo y que me encantan.

he dicho.

pelao dijo...

hablando de la lactancia y apropos del arte de las mujeres....hm

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Mamar/maja/desnuda/elpepusoc/20070924elpmad_8/Tes

osculators!

á lo que se regfiere Pelao, en el país, dijo...

¡¡Gracias, Pelao!! Besos

Un total de 15 bebés mamaron ayer frente a La maja desnuda de Goya. Se trataba de una convocatoria de protesta realizada a través de Internet como muestra de apoyo a Cindy, una mujer a la que obligaron a retirarse de esa misma sala por dar el pecho a su hijo, el pasado 7 de agosto. "Dar el pecho es algo natural", dice Teresa, una de las mujeres que participó en la protesta, "es muy hermoso y no debe ofender a nadie".

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
El 7 de agosto Cindy Piccard y su marido paseaban por la sala de Goya del Museo del Prado cuando su bebé, Tristán, se despertó y comenzó a llorar. "Estábamos frente a La maja y, al verle, me retiré a un banco para sentarme y darle de comer, que era lo que pedía". Fue entonces cuando se acercó a ellos un guardia de seguridad y les dijo que se fuesen. "Que no podía dar el pecho a mi hijo allí. Que tenía que ir al baño o a la cafetería. Que mi actitud podía molestar a los demás visitantes".salió de la sala directa a firmar una reclamación contra el museo...

..."En conserjería me dijeron que no estaba prohibido y que el guarda debería estar equivocado, pero aun así expresé mi queja por escrito"...