miércoles, marzo 19, 2008

DÍAS DEL PADRE



19 de marzo de 2008: Unos cincuenta padres se manifiestan en Madrid delante de la sede socialista pidiendo que se normalice la custodia compartida de los hijos. Ser padre es una labor de todos los días. No reconocer la capacidad de los hombres para atender a sus hijos no es caminar hacia la igualdad; también a las mujeres se nos acusaba de inmadurez para votar en otros tiempos. La custodia compartida de los hijos es un derecho de hombres y mujeres. Para los hijos el derecho es la paz entre sus padres, sea cual sea la situación civil. Felicidades a los padres que están por la igualdad, y a los otros, porque todos ganamos.


14 comentarios:

Anónimo dijo...

Y también:

La decisión judicial se incumple en un tercio de los divorcios
La mayoría de los casos se dan por impago de pensiones.

Pilar M Clares dijo...

La custodia compartida defiende desde mi punto de vista los derechos de los hijos y es un paso hacia la igualdad que elimina factores económicos entre las parejas. La familia hoy tiene un perfil bastante distinto al tradicional, incluso en las que permanecen juntas. No es ningún drama que los padres se separen, convertirlo en tragedia es el principal problema. Tanto los hijos de padres separados como de los que no lo están, viven de forma bien distinta a hace unos años. Conveniente pensar en ello. MUchos padres que no cumplen con sus responsabilidades y utilizan su fuerza para presionar, etc, desde luego, es herencia de situarse en una posición que van perdiendo; poco a poco.

Julia Ardón dijo...

las cosas están cambiando, todo para mejor, poco a poco....
qué bueno...

Liliana dijo...

Gracias, Pilar, por tu visita a kinephilos y tus palabras. Es una pena que no hayas podido reunirte con nosotros. Como habrás leído, para mí el viaje a BCN fue muy enriquecedor.
Sobre lo que aquí dices, comparto contigo la posición. Me parece que la carrera desaforada que hemos emprendido las mujeres (que no es de libertad total aún), no debe dejar de lado el protagonismo compartido por los hombres. Algo que tiene que ver con el equilibrio, con el yin-yang, con lo cóncavo y lo convexo, con la totalidad.
Un abrazo desde Baires.

Pilar M Clares dijo...

Casi que mejor Liliana, qué bien verte por aquí, dejar tanta oposición a/b, qué mareo me da ya, y pensar en otros términos, los de la igualdad siempre sin tantos contrastes y daños colaterales.

Pero queda, queda, pasito a pasito, Julia, qué narices tiene esto de los derechos, uhs, rollo patatero tener que reivindicar ser ciudadana en la modalida de persona (¿era humana?)

Besos a las dos.

marmol dijo...

Bien por ellos, también tiene derecho (los que son responsables, porque se de unos...)

En la prensa del 10-3-2008 dijo...

Una ley catalana establecerá que los jueces han de otorgar de manera "preferente" la custodia compartida de los hijos cuando sus padres se separen o divorcien y no haya acuerdo. Así lo prevé el anteproyecto del Código de Familia elaborado por la Generalitat, en una regulación novedosa en España que se realiza al amparo del derecho civil propio que tiene Cataluña.

Equinoxe dijo...

De patrimonios, matrimonios, y otros demonios.

Pilar M Clares dijo...

y otros demonios enchochaossss, qué buen título, equinoxe, gusto verte guapo.

A veces me creo, Mármol, que la igualdad es la panacea de un mundo mejor, asi, con toda mi alma; otras pienso que todos tenemos ese grado necesario de irresponsabilidad para sobrevivir; La falta de amor es lo peor en cualquier caso.

Me gusta la decisión de los catalanes ¿qué sería de un divorcio sin mediar lo económico? ¿cuántas tensiones se libran cuyo meollo es el euro y no los hijos? Pena este mundo.

Sibyla dijo...

Estoy a favor de la custodia compartida, el niñ@ necesita ambas figuras paternas, y ver que sus padres continúan teniendo una buena relación...so pena de que el padre hubiera utilizado medios violentos o abuso de índole sexual, pienso que jamás se le debe negar la custodia compartida al progenitor.

Saludos!:))

Aloia dijo...

Me alegra muchisísimo ver este post por aquí. Igualdad es eso, ni más ni menos.
Mil biquiños

3'14 dijo...

En un mundo ideal no debería llegarse a extremos de dejar que un juez decida sobre lo que más le conviene a los propios hijos. En un mundo ideal, dos personas que en su momento decidieron tener un hijo, deberían estar preparadas para dialogar en el caso de llegar a la ruptura de su relación, intentando que ese hecho perjudique lo menos posible a los herederos de ese cadavérico amor, pues el amor puede que haya muerto, pero las semillas siguen con vida. En un mundo ideal, no me pondría a escribir de forma tan lírica sobre esto porque no cabría hacerlo, y no encuentro otra manera de hacerlo sin que por ello llegue a deprimirme. En un mundo ideal... Pero vivimos en un mundo en el que las personas (por llamarles de alguna forma) tienen hijos por egoismo, por vencer su soledad, por venganza, por retener (ay como se equivocan) a quienes tienen a su lado,que no por ello uno está más unido, por superar una crisis, por que toca, por que viene sin ser esperado... Y no por ello deberían volcar su rabia, sus frustraciones, sus fracasos... sobre los hijos, cuando nada resulta como esperaban. Y es entonces donde han de entrar terceros a decidir sobre lo mejor para esos niños... Una lástima.

pelao dijo...

guapo el video, solo faltaba un poco de musica mas cañera...

Pilar M Clares dijo...

Sibyla, la cosa es que la tradición ha mandado que los padres no atiendan a sus hijos, que sea tarea de las madres en general, es hora de revisar tantas cosas. Los padres empiezan a ser otra cosa, a pensar y actuar con otros papeles. Beneficia a todo el mundo, coincido. Besico.

Pena, sí, 3,14. También te digo, además de saber lo que sé y dices, que cada vez se tiene a los hijos de forma más premeditada, buscando situaciones idóneas, y que habrá que sacarle partido por la igualdad a tanto raciocinio. NO es conveniente estar de partida enfrente, sea cual sea la situación. Todos perdemos. Un besazo, guapa.

Pelao, este vídeo me relaja (¿Freud? --y él qué sabía además de ser sabio pensante--)Un beso