miércoles, mayo 28, 2008

DISCREPO DE LA DISCREPANCIA


No deberíamos despreciar la anestesia para levantarnos algunos días si pretendemos rastrear por el estado general del mundo. Recojo de p-jota su comentario en el post anterior y desde aquí se lo agradezco: "Mientras todo esto está pasando, los organismos oficiales y políticos no hacen más que instaurar el día de.....y llenar el ambiente de discursos banales y fatuos, es una vergüenza."
Tampoco deberíamos andar descuidados si ponemos los ojos en este otro mundo, el cercano. Me llamó la atención de entre las actividades que tengo a mano, el ciclo de conferencias "Crítica, discrepancia y violencia de estados" de Judith Butler, (Ceneac-Murcia, 26, 27 y 28 de mayo) porque esta profesora de literatura comparada y teórica del feminismo mantiene en sus aconsejables libros, que los roles de género son constructos sociales y no roles naturales. "El género no existe, existe el cuerpo", y pienso en gays y lesbianas, transexuales, bi o cuantas posibilidades puedan caber en ese lugar intencionadamente metafórico llamado sexo, en todas y todos cuantos sufren el infierno que sí existe en vida por cuestiones de género masculino o femenino, con pecado y singular. Y de golpe, sin esperármelo y en otro lugar, me encuentro que es el mismo Consejero de Cultura, Juventud y Deportes, creo que es de esta manera como se llama últimamente, el que inaugura con inspiradas palabras otro ciclo, ahora de cine, la IV Muestra de LGTB organizado por la Filmoteca y el colectivo No Te Prives, y que esas palabras son una cita de la pensadora Butler.
"Todas las propiedades positivas se externalizan en el sentido de que todo lo que eres, en un sentido positivo, todas tus características, pueden ser manipuladas", me viene a mi cefalópodo cerebro calamar en ese circunflejo momento recordando a Zizek que recuerda a Descartes ¿Y si nada existe? acabo pensando.
Se apaga la luz y comienza el ciclo con XXY, película de la argentina Lucía Puenzo. Una niña adolescente hermafordita -interpretación magnífica de Inés Efrón- se debate entre el riesgo de ser distinta o tomar la decisión de tener que optar por un género. A la salida, una señora comenta: "pues vaya problema le dejaron a la niña, eso se opera al nacer". Y ya eso sí que me lo creo más; también los dos post anteriores a éste. Ego cogito: Sigo creyendo que un Consejero es un político y que en su boca aparezcan a bocajarro los términos subversión, violencia de estado y derecho a ser cuerpo resulta hasta osceno, porque yo de pequeña quería ser subversiva y de mayor libre con mi cuerpo, pero es precisamente la violencia de estado, que por si no se recuerda tiene un contenido, el más pesado palé de arena contra la libertad individual y el constructo identitario. Señores políticos, de la violencia de estado les recuerdo que son ustedes los máximos responsables. Tristemente reconozco que no, que nada sustancial ha cambiado como para justificar que esas ideas se acomoden a las bocas de quienes sí pueden y deben hacer algo o , al menos, debieran obligarse a no convertirlas en un breve espacio de tiempo, como tantas, en lánguido ramillete fúnebre, bocabajo y seco. ¿Subversión? llamémosle a partir de ahora mirar la realidad, llamémosle compromiso, y por si como es de temer comenzamos a oírlas en los discursos que nunca antes estuvieron, recordemos su significado:

Violencia de estado: Utilización de la fuerza en cualquier operación o proceder perpetuado por cualquier miembro del estado con el respaldo de las instituciones gubernamentales o por cualquier grupo mayoritario o hegemónico avalado por las instancias civiles o gubernamentales, en contra de un individuo o grupo minoritario.
Subversión: Revuelta, destrucción principalmente en el sentido moral.
Cuerpo: lo que a usted le plazca.

15 comentarios:

Hôichi dijo...

Es que a la sociead el encanta etiquetar. Y por otra parte tengo mucho interés en ver esta peli

besotes

TOROSALVAJE dijo...

Me gusta leer tus posts, me bajan de la comodidad y me sacuden para que despierte.

Besos.

Pedtro M dijo...

Vamos desaprendiendo palabras con el tiempo.
Beso

3'14 dijo...

Hay otro concepto (y léase concepto y no palabra) que no tolero: y es la TOLERANCIA. Así, en mayúsculas. Con la que a más de uno se le llena la boca cuando lo que en realidad están practicando es la discriminación, por contener, en mi parecer, un concepto de superioridad al otorgar a quien tolera un poder superior sobre quien es tolerado. Aun siendo quisquillosa, prefiero mil veces el concepto: RESPETO.

Muy necesario e imprescindible este post, como tantos que publicas.

Besos!

pe-jota dijo...

Judith Butler es un puntal en desarrollo de la teoría queer, en la que se busca destruir el lenguaje y las connotaciones sexistas, somo seres humanos sexuales y punto, cualquier otro tipo de valoración siempre nos llevará a la asumción de roles prefabricados y con claros instintos de dominación y discriminación.

el brazo de cervantes dijo...

Me gustaría saber si lo de los roles es inherente al ser humano¿existe en todos los pueblos, culturas o hay excepciones? ¿cuáles son los roles naturales? Si los roles sexuales son constructos sociales es un alivio porque nos da la posibilidad de cambiarlos y en algún momento poder dejar de oir algunas barbaridades que se oyen todavía.

Equinoxe dijo...

Existe el cuerpo, sí, pero si el mío es más fuerte que el tuyo, no lo dudes más que te someteré.

Besitos.


;D

Aloia dijo...

Cómo nos tambaleas Pilar, qué necesarias tus palabras siempre. Y después de las gracias por estas campanadas...es necesario redefinir ciertas cosas, estoy de acuerdo sin ir más lejos ando liada últimamente conel concepto gubernamental y sanitario que se le da a la vida..me voy por los cerros de úbeda...(cómo me gustó siempre está expresión , me imagino andando de verdad por los cerros de úbeda y es que me parto yo sola de risa).
Sobre xxy, aún no la vi, y estoy impaciente, me parece un tema complejo, no tan evidente como parece.Y al hilo de lo que plantea 3.14..no puedo estar más de acuerdo con ella, para mí eso es redefinir los conceptos; exactamente eso.

Mil biquiños!

Pilar M Clares dijo...

La peli te gustará, me parece, hoichi, no es dogmática y observa desde una perspectiva bastante real. Creo que deja a algunos personajes sin definir demasiado, pero en general es muy interesante.

Toro ¿me dejas un ladito en tu sofá, córrete para allá, anda.

Pedro, 3,14:
LIBERTAD= BOMBAS
TOLERANCIA= DISTANCIA, NO TE ACERQUES, TE TOLERO
y "democracia"? y esa marca de ketchup, sofás, pantallas de plasma chancletas de playa etc "mundo globalizado"?

maria -brazo-, te contesta ya pjota, somos seres humanos sexuales y como en todo, no solo en la sexualidad, nos construimos ¿qué se es cuando se nace? que se lo digan a los navajos amercianos o a la tradición de los guerreros sudaneses, o a más de uno-a ¿cuál es el resultado de la educación? Y no es renegar de ella, es ampliarla, ni negar la estabilidad de quien se adapta, es ampliar las posibilidades de quien tiene otra posición. La película es bastante explícita en el tema que trata. Judith Butler también, la revisión del género se impone.

Y que yo sepa equinoxe, el dinero no tiene cuerpo ¿o existe algo más fuerte? -no me salgas troglodita, machurrón-
¡a mí la guardia!

Pilar M Clares dijo...

Aloia ¡escribíamos a la vez!
(pide un deseo, qué bien, ya)

Ya se lo digo a hoichi, creo que te interesará; de los otro, ¡a por las palabras! que se reconstruyen a la vez que el propio pesnamiento, eso no es nada nuevo, el tema es sobrevivir al pensamiento pulpo y sus tentáculos. Besico

Equinoxe dijo...

Claro que tiene cuerpo, querida, el cuerpo del delito, que le llaman.
Y trogloditas van muchos, por más que en los libros de texto nos mientan que vamos de Homo Sapiens Sapiens.

Obvio, yo no, jaja.

Chayo dijo...

Si algo he aprendido en mi período de madurez es que odio las etiquetas y no me gusta definirme de esa manera... Es más, ¿Por qué me tengo que definir? ¿Para ser más aceptada, mejor entendida?... Es cierto que me haces pensar a mí también, querida Pilar...

Pilar M Clares dijo...

Otra película interesante sobre la incertidumbre de la identidad llevada a la locura, la de David Lynch, "Mulholland Drive". ¿y si un día partimos de cero como la amnésica Laura Harring?
¿y si nos tienen que definir los demás? Vulnerables somos. A pensar, Chayo, ma non troppo, que es viernesss,,,yujuuuuu, troglosapiens, qué bien sientan las piedras en las sienes, choc choc

Besazos, y cada cual su leche, pascualllll

Trenzas dijo...

Tolerar es una palabra de doble filo.
Totalmente de acuerdo con 3´14.
No está tan lejano el tiempo en que la mano izquierda era "la mano del demonio" y en mi colegio (de monjas, claro) se ataba la mano izquierda a la espalda de las niñas zurdas para obligarla a escribir con la derecha.
Hoy, de mis ocho sobrinos la mitad son zurdos y todo el mundo lo encuentra perfectamente normal, porque lo es.
Uno nace como nace y eso no debe ser motivo para tolerarle, sino para respetarle en toda su integridad.
Estupendo tema, como siempre.
Un abrazo, amiga.

Pilar M Clares dijo...

No tengo yo muy claro, Trenzas lo de que uno nace de un modo, o en qué medida influye los modelos que vamos aprendiendo con la "educación" de manos atadas como dices y que extiendo como metáfora de tantos comportamientos.
Es una batalla nueva "ser sin etiquetas" ahora que no hallamos modelos, ahora que sabemos más, ahora que estamos por la igualdad. Este último factor sí que es revolucionario,y a veces me parece que es la base de todos los últimos cambios ¿no crees?

Besazos