domingo, mayo 04, 2008

ENTRE LAS PIERNAS


¿Se piensa en cómo vivirán después?
Tiene 12 años, acaba de entrar en el instituto y viene con un informe que lo diagnostica como “autista selectivo”. La descripción del entorno familiar justifica: madre deficiente, padre alcohólico. Según los servicios sociales es más que probable que el joven haya presenciado violaciones del padre a otros miembros de la familia, y que él mismo haya sido víctima de esos abusos. No habla, solo se expresa por gestos, sin embargo su capacidad social es grande. Es capaz de trabajar en grupo, también de sonreír. Corre por los pasillos fundido en la masa, pasa por uno más, pero no habla.

Tiene 23 años, terminó su licenciatura y en la actualidad realiza un máster. A los 13 y durante tres años consecutivos, su hermano de 16 se metía en su cama cada noche. Jamás lo ha hablado con él. Ningún miembro de la familia lo sabe, solo el psicólogo al que por decisión propia acude. Es una joven inteligente, dulce y muy creativa, cumple con sus estudios, tiene amigos y amigas que con frecuencia le dicen hay que ver lo tímida que eres. Aparentemente es una persona normal, tiene bien aprendido cómo fingir la normalidad que una familia alto estandin siempre le ha requerido.

¿Cuántos se denuncian?
Se calcula que tan solo entre un 10 y un 20% de los abusos a menores llegan a ser detectados. La falta de conocimiento de uno mismo y del mundo, la dependencia de los adultos, la confianza de la niñez depositada en ellos o la aceptación natural de las jerarquías en las familias, son algunos de los factores que hacen del paraíso de la infancia un gran saco de trampas . La mayoría de la veces los verdugos son los hombres de la familia, familiares directos, menos directos o amigos próximos al entorno. Algún caso hay también de mujeres, pero normalmente éstas miran a otro lado o no ven aceptando el papel tradicional que el propio sistema machista les otorgó: la oscuridad del consentimiento y el silencio. En el núcleo social que es la familia tienen lugar gran cantidad de abusos infantiles invisibles y por tanto inalcanzables para el sistema legal.

¿Se detecta como problema?
Con datos del 2007, en torno a dos mil personas están encarceladas en España por delitos de agresión sexual. No parece una cantidad muy escandalosa teniendo en cuenta los casos que saltan a la prensa con frecuencia. Se dice que las personas que abusan suelen ser plenamente conscientes del daño que provocan y de los beneficios que obtienen con ello; que a veces lo hacen por el afán de experimentar nuevas situaciones y otras como respuesta vengativa en estados de caos, siempre pensando que a la larga van a ser capaces de controlar sus impulsos. En cualquier de los dos casos son conscientes de que no es correcto, pero inventan procesos mentales para justificar su acción: como iba bebido, porque era muy joven...; no considerándose enfermos y habiendo sido la parte beneficiada –si cabe este término-- nunca acuden a buscar ayuda de los especialistas por voluntad propia.

En el siglo XXI
Los delitos de carácter sexual han empezado a reconocerse en la sociedad en los últimos tiempos. Una sociedad fuertemente masculinizada como ha sido y es aún, ha tendido a ocultarlos con el desprecio hacia el más débil --llámese mujer casi siempre o niño/a-- no dejando duda así sobre quién ostenta el poder. Son delitos que tienen que ver muy directamente con la muestra de la peor hombría, la misma que luego se trasladada a las decisiones, los mandatos y los porque es así. Aún hoy se oye aquello de lo que diga mi marido o lo que diga tu padre en el núcleo social que es la familia. Padres que mandan, jueces que juzgan, médicos y madres que atienden y callan, instituciones que arropan.

En Pakistán, el año pasado se modificó el código penal para que las mujeres pudiesen denunciar violación sin necesidad de que cuatro hombres hubiesen sido testigos presenciales y lo acreditaran legalmente. Un juez deja en libertad al violador, excomisario argentino, de una niña de 10 años que además quedó embarazada. La sentencia dice que no se pudo probar “penetración”. Una joven recibe en Arabia Saudí 200 latigazos y seis meses de cárcel por haber sido violada. El marido en declaraciones asegura que es la ley y que más que él no la quiere nadie. Un violador sentenciado a cárcel, no se sabe por qué error está en la calle y acaba matando a la niña Mari Luz en Huelva. Un austríaco ha tenido a su hija desde el año 84 encerrada en un búnker haciéndola él mismo madre de siete hijos. Legislación, justicia, honor, profesionalidad, locura, y esa maldita costumbre de que todo esté entre las piernas.

20 comentarios:

Hôichi dijo...

seguimos sometidos a la hipocresía social de nuestro siglo. Y lo que nos queda

besitos

Aloia dijo...

es todo tan desalentador...esta semana también un hombre viola a su mujer, la apalea (ésto todo de forma regular, vamos qeu no era un hecho puntual)y la jueza le deja en libertad con cargos porque dice que el acusado no corre riesgo de fuga!! Mujer, no me...si es que había que apalearla...sí, sí, sí, no voy a ser cínica; es lo que despiertan este tipo de situaciones...Luego en frío pienso muchas veces en el dolor del silencio, en el dolor de algunas comidas familiares...sí, en el dolor del silencio; qué barrera tan atroz.
Mil biquiños

Rafael dijo...

Cuando leo cosas así casi me da vergüenza ser yo mismo hombre... cuánta estupidez y brutalidad.
Y aunque no venga al caso, hoy, ahora, que tengo que soportar a la multitud de homo sapiens que fuera, en la calle, arman un jaleo de mil demonios porque un lejano equipo de fútbol ha conseguido una estúpida copa de liga... no sé, pienso que estoy hasta las narices de la jodida tetosterona.
En fin.
Un beso.

Pilar M Clares dijo...

HOla, qué bien veros por aquí, hoichi, Aloia y Rafael, seme quedaron dos preguntas al ahcer el post por no alargarlo mucho, que son:

1.- Solo 400 reculsos del los 2.000 que hay en prisión en Sp. están en programas de rehabilitación. Este curso pasa por el reconocimiento de los sentenciados de que son violadores (lo que más les cuesta es reconocerlo, se justifican) La reincidencia suele ser del 20%
¿deberían hacerlo obligatoriamente?


2.- Leí que un psicólogo decía que la castración no era un sistema descartable si diera resultado, pero que el sexo está en la mente, no en las hormonas (descarto tu teoria, Rafael, y más en ti por tu mente, siempre)
¿Estamos de acuerdo?

Besazos

Anónimo dijo...

¡el año pasado se dio otro caso austríaco! el del vecino que secuestró a la niña y la tuvo a pasos de sus padres muchos años. Oí que en esas sociedades es fácil, porque nadie se mete en la vida de los demás, eso anima al cotilleo de las tierras más claurosas.

Sobre las preguntas, casi es la misma, en la mente, por lo tanto rehabilitación imprescindible. Atenta contra la mitad de la poblción.

Me pasé por aquí al fin. Un abrazo Pilar. Ahora a ver como se hace esto de las letras y etc

Eva

Chocoadicta dijo...

No sabe una si con el tiempo estamos consiguiendo frenar estas salvajadas o alentarlas a base de golpes de injusticia que dan poco confianza a la víctima y sí mucho al depredador. Es como una mala epidemia y como tal se cierne sobre los más débiles sin piedad, en primer lugar. Es nuestra parte insana.

Ojalá las cosas cambien, cambien para bien y lo hagan lo más rápido posible porque las víctimas y la sociedad ya no está para que le den más tiempo.

Ya sabes que los casos de violencia me desesperan, no los concibo, no logro entender qué pasa por esas mentes. Quizás porque, como ya he comentado alguna vez, lo viví de cerca cuando en la familia tratamos de ayudar a una amiga a escapar de ese infierno. Pero el abuso de menores me crispa, te juro que no entiendo cómo puede acabarse así con la inocencia de un niño. No entiendo qué demonios pasa por la cabeza de alguien para hacer eso a una persona (y menos que demonios tenía el austriaco en la cabeza para semejante salvajada). No hace mucho descubrí que una amiga había sufrido abusos en la infancia por parte de un familiar. Jamás había comentado nada y no creo que nadie lo sospechara; sólo ahora, pasado el tiempo, saltó a la luz porque temía que le ocurriera lo mismo a una prima...
Es tan desalentador saber que tuvo ese problema y se enfrentó sola a él, pensar en todo lo que tuvo que pasar. Es tan desalentador no haberle podido ayudar en su momento... Qué trista vida es ésta, a veces.

Rafael dijo...

Bueno, en cuanto a la primera pregunta, no encuentro mucho sentido en obligar a alguien a hacer un curso que no quiere hacer. Y más si con ello se va a beneficiar de alguna medida penitenciaria.
La segunda pregunta es bastante difícil... yo sé de casos en los que el propio recluso ha pedido que se le castre, pues sabe que la pulsión que siente es tan fuerte que escapa a su control.
Sin embargo, es verdad que estas cosas están en la mente, y no creo que la castración solucione el problema de violencia que la persona lleva dentro... pero por otro lado, quién sabe... :S

Osselin dijo...

Interesante como siempre. Gracias por tu visita.

Pilar M Clares dijo...

Un día cualquiera en la prensa (La Jornada, México):

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato (PGJEG) consignó el 27 de abril a Martín Rodríguez González, de 44 años de edad, por abusar sexualmente de su hijastra durante tres años; , la menor de 15 años tiene tres meses de embarazo cumplidos.
La detención ocurrió el día en que la madre se enteró(...)además de violarla, la amenazó con hacer daño a su progenitora si lo delataba.

En cualquier país, en cualquier continente y siglo tras siglo...

Muchas(-os en casos) más afectadas que deja el terrorismo ¿por qué no se valora de igual modo el daño social? ¿Es cuestión de apreciación? Amenaza a la mitad de la población mundial (¿!)

Eva: ¡acertaste! espero verte aquí y fuera. Muchos besos.

Choco holaaa. La epidemia es que se ve(otra cosa es el aire ques e le da informativamente en exclusividad, yo estoy por la visibilidad) No te quiero poner triste, pero se calcula que el 80% (lo has oído bien) de las mujeres hemos sufrido algún acoso sexual alguna vez, en mayor o menor medida, pero ¿por qué hay que aguantar que se diga, anda, eso era un piropo cuando la mano corría por el escote? ¡son cosas de hombres! después el desprecio, encima. Caca. Pero abrazo para ti, muy fuerte. Pedazo tema el que apuntas, cuánto miedo a denunciar.

Rafael, todo en la mente, y las hormonas, administración, no te las quites, nooo, y menos tú, ¡educación, como siempre! Por eso, tolerancia machurra, la justa, justa=0. Besico

Osselin ¡pues no que me da ganas de sacarte un café! ¿hace? visita a visita... Besín

Hala, pues café para todos, y los cubitos, a la derecha.

Isabel Romana dijo...

Escalofriantes los datos y los casos que denuncias. La familia ha sido, muchas veces, un lugar hostil para muchos de sus integrantes. Opino, como tú, que los abusos sexuales están muy relacionados con el ejercicio del poder, que el abuso es una forma de humillación y sometimiento intolerables. El hecho de que hoy se conozcan y se denuncien y se comprenda mejor a las personas que los han sufridos, es un alivio y una esperanza de futuro. El drama siguen siendo esos países en los que siempre, siempre, tienen la culpa los más débiles. Besos, querida amiga.

pe-jota dijo...

Escalofriante, mirar al rededor y ver a veces, demasiadas veces da nauseas, pero es la única forma de intentar cambiar el entorno y el mundo aunque a veces nos parezca imposible.

Gracias por tu visita

3'14 dijo...

El otro dia hablaba con una compañera de trabajo respecto al caso de Mari Luz. Ella me decía que debía hacerse un listado, avisar a la población etc... de los delincuentes sexuales, de cuando cumplen condena, de cuando vence esta, del momento en que quedan en libertad y salen a la calle, creo incluso que hablaba de un seguimiento (una vez cumplida condena).
Y es tremendo porque cuando me piden que me posicione ante una propuesta así me vienen muchas preguntas a la cabeza:

¿Las prisiones son centros rehabilitadores o meros castigos?
¿Alguien que ha cumplino una pena dictada por un juez merece ser estigmatizado para el resto de su vida?
¿Debemos igualar a los distintos tipos de delitos? Supuestamente no, las sentencias marcan (supuestamente, insisto) la gravedad de los hechos.
¿Es justa la ley?
¿Qué pasa con las víctimas?



Entonces entro en esta contradicción: Yo no quiero que a nadie se le vete la oportunidad de rehacer su vida, pero no en mi entorno. Detesto hacer este tipo de comentario, pero visceralmente es lo que pienso. Miro a mi hijo o pienso en mi misma y como me destrozaría la vida un ataque sexual y lo siento, pero dejo de pensar automáticamente en los derechos del agresor.
Por otra parte, la semilla del mal ronda siempre a nuestro alrededor, muchas veces no la vemos pero, está ahí, en forma de amable vecino, educador implicado en su trabajo, padre, hermano, tío... Y llega un momento en que, no podemos vivir bajo la paranoia de la sospecha perpétua, de ahí en que gane peso el argumento de no señalar a antiguos agresores, porque el conjunto de la sociedad se le tiraría encima, pero, por otra parte, si está comprobado que existe un número tan alto de reincidentes es evidente que algo hay que hacer.

Me saca de quicio el tema de abuso y maltrato a menores. Me descompone el estómago. Lamento ser tan nazi, pero a este tipo de delincuente le encerraba y tiraba la llave al mar.

Pilar M Clares dijo...

Eso es de lo que da ganas, Pi.

Pues el tema es difícil. El otro día también hablaba yo con un amigo de la presunción de inocencia y de cómo se la saltan con las prisiones provisionales, medida que casi se toma por sistema por no saber qué hacer, en mi opinión. Cárceles aún más masificadas, errores y largas esperas.

Recientemente he tenido un caso de acoso, una chica de 18 años. Cuando se ha enterado la familia, el padre se ha tirado contra el acosador como cabe esperar:"si te vuelves a acercar a mi hija..." pero no se ha denunciado, por no estigmatizarla... no sé, tiene lo suyo.

EL tema judicial no está bien, ni mucho menos, está de la mano de dios o quien sea, hace falta una reforma buena desde dentro. Y la sociedad no está muy sana, ni para los que están dentro ni para los de fuera.

En el caso de estos delitos, creo que además vienen por la propia estructura social, hombres, mujeres, sexo y dominación. La tolerancia en estos temas es aún muy alta; demasiada tapadera desde siempre, tardaremos tiempo en quitarnos de encima el asunto.

Me esperanza pensar en que dentro de años, siglos, opinen sobre él como cuando en la e.m. se legislaba cortar las manos a quien robaba, burrada.

Mucha educación hace falta.

El mundo cambiará, Pj, es lo suyo, ahí estamos. Café para ti también, bienvenida, gracias a ti.

Buenas tardes, y besos ambas. Muasc

El país dijo...

Los hombres que matan a sus parejas o exparejas ni están locos, ni son drogadictos o alcohólicos,sino que actúan con premeditación y plena conciencia, y son extremadamente violentos, según un estudio del Grupo de Expertos en Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).


Tras analizar 147 sentencias sobre violencia machista, dictadas por los tribunales del jurado entre 2001 y 2005, el estudio concluye que el alcohol, las drogas o las alteraciones psíquicas sólo han sido atenuante del delito en el 3,4 y el 5,4 por ciento de los casos, respectivamente.

El estudio concluye que el maltratador suele ser un varón extremadamente violento, de entre 30 y 45 años, que actúa con premeditación y plena consciencia y que suele agredir a la mujer por la noche, especialmente entre las nueve y las dos de la madrugada.

El 94,4 por ciento de los asesinatos fueron cometidos por hombres y sólo el 5,51 por ciento mujeres.

...el 99,32 por ciento de las sentencias condenaron al acusado.

Por nacionalidades, siete de cada diez homicidas eran españoles y el 26,9 por ciento extranjeros, casi la misma proporción que entre las víctimas (70,4 por ciento españolas y 29,5 por ciento extranjeras).

Chayo dijo...

Que el mundo siga girando por lo que hay entre las piernas... Hoy no tengo fuerzas... Este tema hay que pillarlo con mucha fuerza... y sin rabia ( que siempre es lo primero que me sale )...

TOROSALVAJE dijo...

No creo que haya más casos ahora, sino que hay más transparencia.

Este tema daría para días, es muy difícil hacerlo en un comentario.

Pero está muy bien que se hable, se divulgue y sobre todo que se prevenga.

Saludos.

Pilar M Clares dijo...

El austríaco permanece ingresado en prisión preventiva... Su abogado ha anunciado que pedirá que a su cliente se le considere "irresponsable penalmente por sus problemas psiquiátricos".

Se enfrenta a una cadena perpetua si se prueba el "homicidio por negligencia" en la muerte del recién nacido (que metió en el horno para deshacerse del cadáver)

De no ser así, las penas por violación --24 años encerrada a su hija en un sótano, violación, siete hijos con su propia hija, son de 15 años y de 10 por secuestro, pero no pueden sumarse

Teniendo en cuenta que se cumple como la mitad de las condenas:¡¡¡ en siete años está en la calle!!!

¿El sistema penal contempla la vida de la hija-madre, de los hijos encerrados durante su vida, de los que que vivían con él y ahora sben quién es su padre de verdad?

¿Hay código ético para tragarse esto?

Chayo, desde luego, entre las piernas con quien se quiera, siempre, gozosamente, está claro.

Besos.Un tema bien difícil, Toro salvaje, me deja fuera de juego , e insisto ¿cuenta la sociedad y contamos los individuos con un código ético para valorar esto?

UNa psicóloga hacía un curso para enseñar a vivir de nuevo a las víctimas que pasa por el perdón. Difícil tema, me hace pensar...

el brazo de cervantes dijo...

hoy he escuchado en la radio que por primera vez se hace una campaña de prevención de la violencia machista centrada en el hombre agresor y no en la mujer víctima ya que el problema lo tienen ellos .¿no es ésta una dirección diferente? los hombres deben educarse.

Chayo dijo...

Jo..... ¡¡qué importantes son los signos de admiración!!! Mi frase era de indignación, aunque creo que se entendió que la decía de otro modo... Y sí, siempre con el consentimiento de ambas partes...

Pilar M Clares dijo...

Yo aún espero, Chayo y Maríabrazo que alguien me diga que somos iguales ante la ley y la vida. Tremenda esta sociedad y lo peor, que no nos da tiempo a hacer otra, así que pasen miles de años... No obstante, optimismo, también el mundo cambia a gran velocidad, y no sabemos muy bien hacia dónde. A lo mejor se nos tienen que unir por supervivencia(uy) ¿¿quién va a tener los niños de los papissss??