domingo, octubre 26, 2008

JUDITH BUTLER: NO SOMOS GÉNERO, SOMOS CUERPO



"...hay una historia, de hace unos ocho años...de un niño de Le Maine, una pequeña ciudad donde vivía desde siempre, que tenía unos andares un poco bailones, se contoneaba, balanceaba las caderas de manera algo femenina. Creció y, a los 14 o 16 años, este contoneo se pronunció aún más...el lado femenino se le hizo más espectacular. Los chicos de la ciudad lo abucheaban...y un día, dos o tres chavales lo abordan, le pegan y finalmente lo tiran desde lo alto de un puente. Murió.

Nos podemos preguntar por qué uno debe morir por contonearse, por qué eso perturba de tal modo a otros chicos que sienten la necesidad de negar a esa persona, incluso de eliminar su rastro... por qué se desea que ese contoneo deba acabarse...incluso hasta erradicar la posibilidad de que la persona pasee de nuevo así.

Estamos confrontados así por un pánico extremadamente profundo, una angustia ligada a las normas de género. Cuando alguien dice: tienes que respetar las normas de la masculinidad si no vas aa morir, o te voy a matar porque no me obedeces, hay que preguntarse sobre el lazo entre sumisión y coerción."

En Deshacer el género:
Lo que se llama mi «propio» género quizá aparece en ocasiones como algo que uno mismo
crea o que, efectivamente, le pertenece. Pero los términos que configuran el propio género se hallan, desde el inicio, fuera de uno mismo, más allá de uno mismo, en una socialidad que no
tiene un solo autor (y que impugna radicalmente la propia noción de autoría). Aunque ser de un cierto género no implica que se desee de una cierta manera, existe no obstante un deseo que es constitutivo del género mismo y, como consecuencia, no se puede separar de una manera rápida o fácil la vida del género de la vida del deseo. ¿Qué es lo que quiere el género? Hablar de esta manera puede parecernos extraño, pero resulta menos raro cuando nos damos cuenta de que las normas sociales que constituyen nuestra existencia conllevan deseos que no se originan en nuestra individualidad. Esta cuestión se torna más compleja debido a que la viabilidad de nuestra individualidad depende fundamentalmente de estas normas sociales.

17 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Muy interesante su teoría.

Quizás si, quizás vaya por ahí.

Besos.

Lucía Benítez dijo...

Muchas de las limitaciones y rechazos sobre este tema se deben, sin duda, al concepto racionalista y excluyente que tenemos del género. La diversidad y la visión amplia de esta idea como un proceso ayuda a otra comprensión de las diferencias. Todos tenemos lados femeninos y masculinos en distintas proporciones; entender el género es entender su diversidad en la expresión cotidiana y en la esencia de la persona. Ese amplio abanico, como en otras características de la identidad ---siempre entendidas de una forma abierta y en evolución--- es una fuente de enriquecimiento. Se abren continuamente nuevas perspectivas para las diferencias étnicas, sociales o económicas, que también debemos aplicar a la identidad de género para, por encima de ella, lograr una comprensión humana de las personas.

Pilar M Clares dijo...

Que nuestra individualidad dependa de las normas sociales solo es posible pensarlo cuando algo está pasando a nuestro favor. Y eso tiene de bueno las teorías que van siempre por delante, que luego los pasos se dan largos.

Somos una amalgama de convenciones dispuesta para ser útiles. Raza, religión, lengua, nacionalidad, puntos cardinales, dinero y desde luego género.
Me siento libre de romper convenciones porque la reproducción tiene otro sentido, y soy mujer ciudadana, blanca, española, con derechos civiles y profesionales, aunque me dé cuenta de lo que arrastro y de a lo que me tengo que apuntar no gustándome.

No me gusta este mundo masculino, y sí los hombres, me deconstruyo como sistema, me construyo como deseo, también e n función de lo que leo, y de lo que alcanzo. Algo bueno me está pasando.

Un 80% de población mundial, por tanto el mismo porcentaje en mujeres, no tienen acceso a Judith Butler, sin embargo su propuesta es necesaria, porque pasados los siglos, aún vamos a Grecia --aunque no a Asia, ni a los Mayas...--
Nos seguimos construyendo de acuerdo a unas pautas, la lectura, el acceso a internet, nos "perfomateamos" a diario.

Que subsista Butler con la ablación, por ejemplo, en tantos países por macabra tradición o por haberse trasladado un flujo migratorio --se está haciendo en muchos de forma clandestina-- me parece un cruel paroxismo de la contemporaneidad. Sin embargo necesario.

Lo que queda antes de ser un constructo es derechos. Y otra mirada. Butler la aporta, porque abre, no cierra; me parece muy necesaria.

Gracias Lucía por lo que aportas; al cuerno ya con el posicionamiento y los trabucazos, que nos entretienen de los objetivos, los derechos y ser nosotras mismas. Cuánto tiempo perdido en defensas, en luchas con las que no me identifico. El género o lo que sea no puede ser un factor de quiebre, a ver si llegara el día. ¡Viva la Butler!

Estoy contigo, Toro, creo que por ahí van los tiros de dejar de pegar tiros ¿y tú eres hombreee, y tú mujerrrr, y tú gayyyyy, y tú lesbiiiii...? ¿y tú madreeee, y tú noviooooo, y tú...?
Ropamos. Reconstruyámonos con la mayor inconsciencia, viva.




¿atacamos por otra banda? Me temo que de momento sí, de ahí mi blog y las propuestas. Los pasos sin embargo luego son gigantes. Aún andamos leyendo a Platón

Aloia dijo...

Interesantísimo...yo es que aquí me construyo tanto...me parece, de verdad, interesantísimo este punto de vista...leeré, leeré más sobre esto y gracias por abrirme esta puerta, encanto, qué manera de construir y construir! y así deberíamos hacer todos, en cada uno de nuestros día a día...cien pasitos hacen uno de gigante....reconciliémonos de una vez, venzamos los miedos, rebelémonos leñe!!
Mil biquiños guapetooonaaa!! Qué manera de aprender chez toi!

mari dijo...

todos deberian leer a butler
es imprescindible.

Equinoxe dijo...

hablar del deseo desde afuera
ya

Pilar M Clares dijo...

Aloia, mil gracias, me encanta que sintonices radio pistolita, como yo cadena reiko, es como una línea de flujos --sin género, jajja--. Reconciliación pasa por nueva perspectiva, dejando de lado las confrontaciones en las que crecemos: religión, sexo, dinero... eso de lo que hablábamos. ¿Crearemos otras? ¿cuáles?
A veces pienso que vivo un idealismo a una altura bien romántica. El mundo frente a mí, ¡a por ellos!

Mari, cuándo dices "todos" te refieres a hombres, sobrepasas género, piensas en políticos...¿en qué piensas?

Equinoxe, y ahora pensemos en el deseo: ¿es independiente o es herramienta de esas capas que nos vienen dadas? ¿yo deseo, o de quién era en realidad el deseo?
Pregúntale a un niño: de mayor quiere ser coche. Si le preguntas a un adulto, su lamento es no serlo, ¿quizás?

Besos a los tres, sin género (de dudas -llena-)

Equinoxe dijo...

yo creo que es independiente y hay amos y hay esclavos.
acá en lima dice la lengua popular "el que puede puede y el que no aplaude".

tú qué dirías?

Lucía Benítez dijo...

Mejor besos desde el transgénero:
http://es.wikipedia.org/wiki/Transg%C3%A9nero
para que cada cual se lo administre como quiera.

Pilar M Clares dijo...

Yo envido la grande, equinoxe,lo que más me gusta del mus, además de los gestos clandestinos, y que me pillen.
Aplaudir puede ser un acto de amo,y poder de subordinado.
Y un deseo contitutivo esclavizante y variable según menú. Deseo es dios lo que selección a posibilidad.Despeje X patrón, a ver si llegamos a puerto sanos y salvos. Un abrazo.

Te administro un montón de besos, Lucía, transgenéricos muy especialmente contigo, mi buena amiga. Ya ni elegir sexo, ser cuerpo, me apunto.

pe-jota dijo...

Imprescindible, una de las grandes teóricas de la corriente Queer y de su estructuración, lanza dardos agudos y fulminantes sobre la sociedad y sus comportamientos.

SUSANA dijo...

Ah, Pili, cómo he disfrutado este artículo...de punto a punto.

Conocía a la Butler. La leí hace un buen tiempo y pasé largo rato reflexionando sobre sus ideas, su apertura!

Como bien entenderás a estas alturas, estoy hasta la coronilla de este mundo que siempre ha pensado -y aún en la actualidad- con la parte inferior del cuerpo. Desde allí se han tomado las "grandes decisiones"...y así nos fue y nos va.

Me ilusiona pensar que alguna vez serán cerebros, desprovistos de cualquier connotación de género, los que se ocupen de todos los temas.

No somos pocos los que reclamamos sensatez. Me importa un rábano que hace tal o cual con su sexualidad, es suya, le pertenece.

LA SEXUALIDAD ES UNA CONDUCTA, SE HACE, NO SE ES. No te imprime carácter.

Tampoco me gusta este mundo masculino (ya lo sabés) pero me fascinan los hombres, claro! Faltaba más, con lo lindos que son!
Jajajajajajá!!!!

Besote enormísimo Amiga Querida!
Gracias por el sensacional artículo y por acompañarme con las bewitching sisters!

Dolly Parton dijo...

Me parece fantástico todo esto que se dice sobre el género. No me ha dado tiempo a leer nada (tenía ensayo de ukelele) pero el mero hecho de que esté ahí escrito me parece de lo más valorable.

Y es que no tengo más que palabras de afecto hacia Judith. Que a Beatriz le salga mejor la tarta de manzana no es un obstáculo para que disfrutemos los domingos hablando de nuestras cosas mientras los chicos acaban de poner a punto la barbacoa (tras apartar las hojas secas, tan peligrosas cuando hay fuego de por medio).

Pilar, estás invitada siempre. Puedes venir sin mantel.

Besos de Dolly.

Pilar M Clares dijo...

Palabras e ideas, pejota., suenan como dardos, aunque más puzantes son otros, los que ya no
se sustentan. Esos sí que están envenenados. Besico, y más.

Miedo me da lo que dices, Susana, cerebro puro, es una propuesta, quizás tengas razón, pero es que en el cerebro está todo, ¿No empezaba ahí la cintura para abajo? Un abrazo pero gordo.

dolllypaaaaartonnn queridadarlinnnnn, qué alegría verte, ¡qué elegante te quedó el constructopeluquería y la performanicura para esta noche de hallowen!
--y dime: ¿por qué caminos andas que has acabado en este blog? Esto va a ser Bea. Un buen ambas abrazo. (Constructas unidas, jamón serán maridas, a la bim a la bam...oé oé oé oéeeeee)--

Sintagma in Blue dijo...

Da tanto miedo la diferencia!

Lady Read Morgan dijo...

Hola Pilar, me ha encantado el post, sin duda una de las grandes maestras.Tenemos tanto camino por andar para disfrutar de la diversidad de ser, en vez de padecerla,...

Un saludo sórico.

LRM

Pilar M Clares dijo...

Deshacer el género es mojar cartuchos, ¡que llueva! sintagma, besico.

La padecen quienes no pueden ni plantearse qué es el género, pero las voces siguen, my lady, y que no paren. Un abrazo