jueves, septiembre 14, 2006

OTROS MIEDOS: FOBIAS

Una mujer italiana de 56 años ha permanecido 26 encerrada y aislada en su casa, con las ventanas precintadas y sin ningún contacto con el exterior excepto el teléfono y la comida homogenizada que su hermano le dejaba en la puerta regularmente. La causa, el miedo a enfermar por contagio, han resumido los medios.

Cuando los carabineros la hallaron, pesaba tan solo 30 kilos y llevaba una melena de dos metros. La televisión y la radio llenaban sus días. En la actualidad se encuentra ingresada en un centro hospitalario.

La característica esencial de la hipocondría es la preocupación y el miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de uno o más signos o síntomas somáticos. La sintomatología más típicamente hipocondríaca es la alteración negativa del estado de ánimo, sumamente desagradable, que hace al enfermo colocarse en una actitud fóbica frente a sus molestias de las que siempre cree que son el comienzo de enfermedades graves. Finalmente, el hipocondríaco acaba renunciando a casi todo para consagrarse a cuidar su enfermedad imaginaria.

Por otra parte, se ha valorado que esta situación describe así mismo el cuadro sintomático de la agorafobia, la más común de las fobias o miedos irracionales. De acuerdo con la etimología de la palabra se relaciona con el miedo a los lugares abiertos. En general el agorafóbico teme cualquier lugar o situación en los que pueda manifestarse la ansiedad o pánico característico de la fobia, y del que no sea posible huir inmediatamente a un lugar considerado "seguro". En opinión del psicólogo Antonio Cano de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) la agorafobia «engloba a múltiples fobias que conducen a la evitación de situaciones que disparan la ansiedad".
Se estima que en España al menos 2,5 millones de ciudadanos padecen alguna fobia.

7 comentarios:

ella y su orgía dijo...

Las fobias son de los miedos más crueles porque bloquean sin sentido a quienes las padecen.
Tremenda noticia. Sagaz pistolita, como de costumbre.

Abrazo orgiástico.

PIlar M Clares dijo...

Quizás al final el miedo tiene un origen único, el temor al dolor y a la muerte. En este extremado caso el refugio ha sido la huida absoluta de lo externo, que es amenazante y desconocido.
Saludos, Ella

LOLA GRACIA dijo...

Yo tengo fobia al IKEA, pero al final siempre vuelvo, jaja.
Interesante historia. Todo lo que se habrá perdido por el miedo. Conozco cierta persona que dice no ser persona hasta pasadas las 13,00 horas...hasta ese momento no ve a nadie en todo el día.

PIlar M Clares dijo...

Me solidarizo con tu persona de las 13,00 y te doy la bienvenida al blog, Lola. A través de desmiti he entrado en el tuyo, que me parece muy interesante, además de que en alguna ocasión te he leído en la prensa.
Seguro que esta italiana se ha perdido mucho, casi tanto como lo que la mayoría de nosotros por no estar tan locos. Yo no lo hubiera soportado, desde luego, pero me despierta curiosidad pensar cómo será su pensamiento, su percepción de las cosas a través de radio y Tv, esa comida homogenizada...aggg, ese hermano cómplice...puff, ¡menudo mundo! (y tan menudo)

Besicos

desmitificador dijo...

Oye. Y digo yo: como de esto de las fobias ya has hablado mucho ¿por qué no empezamos a hablar de las filias? Es que son más divertidas.

Pero una cosa... ¡Me pido primen para comentar!(chincha rabiña).

PIlar M Clares dijo...

Venga, tú prime, demiti, a ver qué nos cuentas de tus regustos.
En cuanto a las fobias, el tema no se agota, porque están relacionadas con ansiedades, situaciones vividas, y por lo tanto son muchas aunque se lleven en silencio. Las gordas y evidentes acaban en las consultas de los psiquiatras, ¡que están llenas!
Besicos, amigófilo

LOLA GRACIA dijo...

eso desmi, empieza con la filias...que estás muy criticón,ja,ja