viernes, febrero 16, 2007

SUSANA Y LOS VIEJOS

Susana y los viejos (1610) de Artemisia Gentileschi
En la mitología bíblica hay una pasaje titulado Susana y los viejos que habla de la joven que saliendo del baño al que acudía junto a sus criadas habitualmente, es requerida sexualmente por dos viejos jueces a cambio de dinero: "Al mediodía, cuando la gente se había ido, Susana salía a pasear por el jardín de su marido. Los dos viejos la veían entrar y pasear todos los días, y comenzaron a desearla con pasión" dice el relato .
El rechazo de la joven despierta la cólera en ellos y da lugar a la injuria y la acusación. Según la ley judaica, el adulterio, exclusivamente contemplado sobre las mujeres, era castigado con la muerte. Así los ancianos dolidos amenazan a Susana: "Mira, las puertas del jardín están cerradas, nadie nos ve. Nosotros te deseamos apasionadamente; consiente, pues, y deja que nos acostemos contigo. De lo contrario daremos testimonio contra ti, diciendo que un joven estaba contigo y que por eso mandaste fuera a las criadas". Juzgada a continuación por el falso testimonio que creyeron jueces y pueblo, solo la voz de un joven , Daniel, la salvó de la pena de muerte cuando gritó: «¡Yo soy inocente de la sangre de esta mujer!» Por él, Susana es absuelta.
Este tema ---recordó el escritor Rubén Castillo en una charla sobre cierto lienzo anónimo renacentista--- es utilizado frecuentemente por los pintores del XV y el XVI ya que les daba justificación ante la iglesia para mostrar el cuerpo femenino desnudo. Tintoretto o el Veronés son algunos de los artistas que recrearon el mito.
De entre los lienzos dedicados al episodio, destacó el conferenciante el de la pintora tenebrista Artemisia Gentileschi, considerada la primera pintora de la historia, de la que en la época fue conocido el peso de su propia experiencia sobre el tema. Violada por su profesor de dibujo, Agostino Tassi, y denunciado convenientemente, fue a ella a quien el tribunal sometió a tortura para verificar su testimonio. La crítica tanto del momento como la actual ha interpretado que este acontecimiento fue lo que la impulsó a tratar habitualmente temas protagonizados por mujeres vengativas o acosadas, como es el caso del cuadro del que hablamos.
Desde una posición verticalmente superior, planean sigilosamente los viejos la manera de acceder a la joven Susana, mientras ella huye con cuerpo y gesto de dolor de sus palabras e intenciones. El banco de madera que les separa es violentamente traspasado por el manto rojo de uno de ellos que entra con volatilidad satánica en la escena pidiendo cautela en el embaucamiento, solicitanto silencio a la agredida o mitigando el volumen de sus palabras; su cómplice deja caer la mano despreocupadamente mientras le susurra al oído. Susana, sentada ya casi en el filo, huye con cuerpo y doloroso gesto de lo que no quiere aceptar ni oír; es la imagen física y moral del acoso y la impotencia.
Artemisia Gentileschi es un caso atípico dentro de la historia de la pintura hecha por mujeres artistas ya que, aunque las hay desde antiguo ---las primeras documentadas se incluyen en el ámbito de la Grecia Clásica y Helenística, como Helena la Egipcia, personaje homenajeado en una ópera por Strauss--- lo cierto es que mujeres dedicadas a la pintura dentro del mercado no hay en la historia del arte hasta el XIX, si no entrado el XX, pues las anteriores pertenecían a la aristocracia o eran burguesas ricas que disfrazaban de hobby su actividad artística.
Artemisia en cambio se formó en un taller romano de nivel medio, y en vez de casarse con uno de los aprendices de su padre ---pintor de la escuela caravaggista--- a quien por la época le hubiera transmitido el taller, aprendió y ella misma se hizo con el negocio. Arrastró toda su vida la mala fama de su padre, de costumbres mal vistas y enfrentado al gobierno, además del estigma de ser conocido el trágico episodio en su adolescencia. Sobre ella crecieron múltiples leyendas sobre sus costumbres lascivas. En su caso no hubo salvación bíblica.

23 comentarios:

Julia Ardón dijo...

Qué cosa que mantiene tantas veces vigencia...." si no querés que te pase nada no usés esa minifalda"

Gracias Pilar, por recordárnoslo!

PIlar M Clares dijo...

Honor e interpretación judaica, Julia, la fama latina y el poder de los sabios ciudadanos, el cristianismo y la tradición mariana...un largo etcétera.

Anónimo dijo...

¿Qué hace que los viejos sean tan lascivos?
Saludos, Pilar

Mari dijo...

El asunto del relato no tiene que ver sólo con la representación de hombres maduros acechando auna jóven mujer, sino con la atrevida manera de describirla y descifrala a ella, a saber, como una pobre mujer ¿Los pobres son otros no? Y aunque insisto y estoy absolutamente en contra de cualquier ultraje, es deber de las mujeres dejar ya una postura victimista. Why? Porque somos nuestras.

PIlar M Clares dijo...

Hay muchos temas alrededor de este mito y de sus representaciones plásticas, entre otros la dualidad del amor experto, viejo con los ancianos, y el amor joven en la figura de Daniel, utópico, espontáneo, natural en el sentido renacentista. El escenario es el lugar ameno, el edén en el que se desarrollan las pasiones intensamente y en libertad. La figura de la mujer es un elemento más de la naturaleza, de la armonía platónica representada. Artemisia convierte todo esto en un lienzo de personajes en primer plano, me parece muy interesante su visión fememina y personalizada dentro de la época.

Sobre lo que dice el anónimo, cuando los sentidos y la capacidad sexual disminuyen con la vejez, el tacto perdura. Para los ancianos se convierte en tabú, pues prevalece esa idea de amor, entendido desde la juventud, de viejos frente al amor por naturaleza de jóvenes.

Victimismo el justo, mejor interpretación, sí Mari, totalmente de acuerdo. Julia me haces recordar aquello de no me gusta que a los toros... me da risa... como todos esos juicios absurdos sobre la provocación.
Besazos y buenos días a estas horas de carnaval.

silvia piranesi dijo...

muy buen post Pilar... me dejas dando vueltas... qué desperdicio de mujeres artistas antes del XX no conocemos.

AZUL dijo...

Las Mentiras de quienes siempre abusan...me encanta este pasaje, la pintura y poder disfrutar de ellos de nuevo en tu espacio!!

Mil bikos :D

Raquel dijo...

Interesante post, Pilar. Conocía la historia bíblica, pero no la existencia ni la historia de la pintora.

ella y su orgía dijo...

Por mucho que aún nos quede por luchar a las mujeres, cuando leo historias como la que cuentas en tu post, me doy cuenta de todo lo que hemos conseguido (al menos en el mundo desarrollado), de lo que consiguieron las primeras féminas que perdieron la vida en el siglo XIX en huelgas de hambre.
Gracias, querida Pistolita, por dar a conocer el nombre de la primera mujer pintora de la Historia.

Besos orgiásticos.

mariamc dijo...

Ellos tan armados de ropa como una montaña que cae sobre Susana en cueros con su trapito entre los muslos,ellos tan oscuros y ella tan blanca e iluminada sentada en ese banco clásico con un cielo azul intenso que le da un respiro . Me alegro conocer a Artemisia Gentileschi, ni idea de su existencia y qué pena no conocer a todas las demás. Me encanta esta entrada Pilar.

Malasombra dijo...

Vaya catedra!hasta la fecha no existe una divinidad para estos males, es más, en nuestros tiempos, la mayoría tiraría la primera piedra.Saludos. Gracias por las visitas.

Bombermán dijo...

Pilar, tu blog me ha dejado hambriento. ¡Está BUENÍSIMO!
Y tú eres increíble.
Me voy a caminar un rato por la calle con una sonrisa en la cara.
Adeu.

PIlar M Clares dijo...

Que te lo comas todo, bomberán, suerte, y un saludo al asfalto.

Creo que todo va cambiando y al menos se han solucionado legalmente muchas situaciones de este tipo; otra cosa sería entrar en el ancestral pensamiento de mucha gente, que resulta tan políciamente incorrecta que ya no encuentra lugar para su voz, o en la legalidad de otros países malasombra, te agradezco también tus paseos por aquí.

Los mitos explican lo que no alcanzamos a comprender, y en ese sentido es interesante echarle un ojo a veces. La primera pintora, la primera... las cosas van cambiando, pero el pasado está ahí, para recuperarlo cuando hace falta, Silvia, Azul, Raquel, Ella, un gusto contar con vosotras, y leeros yo también. ´Vamos viento en pompa, aunque acabo de ver el grupo de la extrema derecha en el parlamento europeo, y vienen cargados de malas intenciones sobre los papeles de la mujer y esas cosas...uyyyyy, y ya son 25...uyyy

María, esta pintora hace suyo el tema; si has visto las versiones de Tintoreto y el Veronés, apenas tienen en común; Artemisia convierte en retratos prácticamente lo que fue una interpretación renacentista del tópico. Será la primera -más o menos- pero es modernísima para la época. Me alegra que te guste. Besicos

andrés dijo...

Pilar, que fuerte. El cuadro en el que me he basado para hacer la última ilustración de mi modesto blog es también de Artemisia y me acabo de dar cuenta.

La postura de la mujer ahí es diametralmente opuesta. Judit, lejos de amilanarse como Susana (y no ante unos viejos sino ante el general Holofernes) rebana la cabeza de su enemigo y el de su pueblo habiendo hecho uso previo de sus armas de mujer.

que fuerte Pilar. Un beso.

Landahlauts dijo...

Siglos de historia en las que las mujeres acosadas y violadas eran, encima, unas provocadoras amorales... y se acababa dando la vuelta a la tortilla: la víctima era la acusada.

PIlar M Clares dijo...

Andrés ¡el espíritu de Artemisia! para que veas, y además yo enlazo con Rubén Castillo, amigo y escritor que desarrolló el tema en la charla de la que hablo. Red de pensamientos.

Y una cosilla: Judith lucha con las armas que le vienen dadas ¿no crees?- ¿de mujer? ¿inventadas por ella? hmmm...-es viuda del rey de Betulia, asediada cruelmente por el asirio Holofernes (órdenes de Nabucodonosor), y lo que hace es dirigirse la campamento del enemigo de su pueblo, emborrachar al general y cortarle la cabeza para entregársela a su pueblo como signo de liberación, y así fue. Es una historia de guerra como cualquier otra, la diferencia es que es una mujer la heroína. El mismo tema en Caravaggio es curioso, porque la cabeza de Holofernes aparece sufriendo; en este caso la pintora se apiada y preserva la inconsciencia de la borrachera. Daría para hablar mucho. Un tema fantástico tamvién el de Judith. Me alegra la coincidencia. Besicos.

Landahlauts a mí me itnriga tu nombre ¿tiene un significado? Por otro lado, Amnistía Internacional sigue recogiendo firmas para situaciones aún así de injustas, no perdamos comba. Saludos

PIlar M Clares dijo...

tamBBBBién (dice la seño, cosas del teclado, digo yo. Perdón... hi)

3'14 dijo...

Pues si habremos avanzado, pero es lamentable que se sigan cuestionando actualmente actitudes de otras mujeres (y más me jode pensar que son otras mismas mujeres las que más y peor juzgan) ya sea en el terreno sexual o donde sea...
Como puede ser que se le de el beneficio de la duda a un agresor sexual por el hecho de si la víctima iba de una u otra determinada manera vestida, de si le estuvo "provocando" toda la noche bailando, de si porque se fue con él y dejó que le acompañase a casa etc... Está claro, que ciertos actos conllevan unas consecuencias (ejemplo, si bebes y luego te pones por la carretera a 200Km tienes muchos números de acabar en un barranco), pero no debería ser condicionante ejercer la libertad de vestirse uno como quiera, de pensar, de bailar e incluso flirtear, ¿porqué no? ¿Acaso el "hombre" que por su fuerza y poder abusa de otra persona posee un mecanismo que no pueda controlarse con el supuesto razocinio con el cual nos caracterizamos los seres humanos? Los instintos sí se pueden controlar, las excusas de culpar siempre a los demás de nuestros propios actos debería empezar a estar en desuso.

Julia Ardón dijo...

Este blog es tan rico de leer como quienes comentan sus post.
Sos buena provocadora vos , Pilar.

PIlar M Clares dijo...

Gracias Juliapor apreciar a quienes aquí confluimos, entre otros, tú misma. No creas que es mi intención provocar, las cosas son más simples, el pensamiento y la charla siempre son revulsivos sabrosos. Un besazo rico en nutrición.

3,14, ni mil palabras más, es definitivo lo que dices. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, llegué aquí por casualidad, muy lindo post, realmente. Sólo quisiera hacer una mínima aclaración, por justicia para con las pintoras, tan poco reconocidas. Antes de Artemisia hubo por lo menos una artista, muy famosa y exitosa en su época que fue pintora de la corte de felipe segundo en espña. Si bien su historia no es dramáticacomo la de Artemisia, merece ser reconocida por su talento y sus logros, insólitos para la época. Se trata de Sofonisba Anguissola. Hay numerosas reproducciones e sus cuadros en la red. Sus autorretratos son particularmente hermosos.
Muy interesante el blog, me acercaré más seguido.

Pilar dijo...

Mil gracias, anónimo-a, y tienes razón en una cosa, que en la invisibilidad histótica de la mujer en las aportaciones públicas cabe que cuando pensamos en ellas como estrellas sorprendentemente escogemos a las de vida más estrambótica. Pues mira, me has dado una idea, haré un post sobre Sofonisba, que fue una perfecta pintora de corte. Bien culta.

Más gracias, y te espero por aquí, es decir, en el espacio nuevo enlazado. Bay, hasta pronto, espero

Susana y un viejo dijo...

a mi me gusta mirar, ponga más porfa, no deje esto cerrado