jueves, marzo 08, 2007

IDENTIFICACIÓN DE GÉNERO PARA TRANSEXUALES

Helena Rodríguez:
«Mi nombre de nacimiento se me ha olvidado»
Fue la primera en 1987 en cambiar su nombre en el DNI tras ganar en el Tribunal Supremo el reconocimiento de su identidad. Es funcionaria de la Secretaria General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura. Pero no todas las personas transexuales han tenido la misma suerte, las contradicciones entre documentos e identidad han llevado a la mayoría al rechazo familiar, a la marginación social y, en muchos casos, a la prostitución. Mané Fernández, chileno responsable de Xente Gay Astur, apunta:«Gracias a Dios, yo no tuve ningún problema. Pero muchos deben irse de su familia o invitados a irse, con lo que conlleva de desestructuración y de pérdida de todas las referencias».
La sentencia del TS 1987 aducía que el hecho de que el transexual fuera una "ficción de hembra", como lo llamaba el juez en sentencia anterior, no evitaba que mereciera la protección del Derecho:
"Será una ficción de hembra si se quiere -observa el Supremo-; pero el Derecho también tiene una protección a las ficciones [...] Esta ficción ha de aceptarse para la transexualidad; porque el varón operado transexualmente no pasa a ser hembra, sino que se le ha de tener por tal por haber dejado de ser varón por extirpación y supresión de los caracteres primarios y secundarios y presentar unos órganos sexuales similares a los femeninos y caracteriologías psíquica y emocional propias de este sexo [...] el transexual tiene un primigenio derecho a cambiar el nombre del varón por el de hembra, pero sin que tal modificación registral suponga una equiparación absoluta con el sexo femenino para realizar determinados actos o negocios jurídicos, toda vez que cada uno de éstos exigiría la plena capacidad y aptitud en cada puesto". Y ahí establecía el límite

Ahora, el primero de marzo trajo, tras años de lucha, la Ley de Identidad de Género para personas Transexuales -Ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo- que acaba con ionterpretaciones subjetivas, ficciones y permisos judiciales permitiendo a las personas adecuar nombre y sexo según se sientan y no por definición biológica desde el nacimiento, sin pasar necesariamente por una operación tranformadora que no todos los transexuales están en condiciones físicas de hacerse y no todos la desean.
Mané Fernández

Hasta ahora y con el antecendente de la sentencia aludida, sólo si se habían operado o se contaba con una sentencia judicial, podían legalmente someterse a la cirujía. Al carecer de legislación al respecto, conseguir una sentencia dependía del juez de turno y su criterio. Con la nueva ley solo es preciso que un médico o psicólogo diagnostique disforia de género y que haya sido tratado durante dos años en la acomodación de su físico. Un certificado gubernamental, no jurídico, le autorizará a cambiar los datos del DNI, coservando su mismo número. Lógicamente, las personas que se hayan sometido a la cirugía de reasignación sexual no tendrán que cumplir esos requisitos.
Carmén Montón, diputada socialista, ha presentado ahora el proyecto de Ley que regule la financiación de las operaciones en todo el país, segundo caballo de batalla y tema que ha sido insistentemente reivindicado por el colectivo interesado al no quedar del todo claro en el anteproyecto de 2006. A pesar de todo, las comunidades de Andalucía -pionera-, Extremadura y Aragón ya cubren en la actualidad este tipo de prestaciones sanitarias; Madrid, Asturias y Cataluña han anunciado que la financiarán.

La ley está hecha según apuntan los expertos a semejanza de la que el Reino Unido aprobó en 2004, pero el primer país que legisló sobre el tema es Suecia, en 1972. Otros que ya cuentan con una ley similar, además de Reino Unido, son Alemania, Italia, Holanda, Turquía, Dinamarca, Bélgica, Finlandia, Suiza, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Turquía y algunos de EEUU.
Unas 3.000 personas en toda España según La Sociedad Española de Endrocrinología, ente 7.000 y 9.000 según las asociaciones de homosexuales, podrán ya acogerse a su nueva identidad en los papeles.
Y lo que son las cosas, el PP que suscribió el texto durante su debate en el Senado, en el pleno del Congreso no lo ha votado según viene siendo su costumbre gritona y electoralista en los últimos tiempos, y sin embargo sí había apoyado dos días antes en el Congreso una iniciativa legislativa popular del Foro de la Familia enfurecido aún, probablemente por siempre, con los derechos al matrimonio que la ley desde hace casi dos años reconoce a los ciudadnos homosexuales. Su intención es que sea derogada.
"El partido de la oposición pretende quitar derechos, añadir no" subrayaba el representante de la Federación estatal de Lesbianas y Gays, y añadía "una injusticia sólo vivida en el Estado español en la época franquista. Hoy han ofrecido un bochornoso espectáculo votando en contra".


22 comentarios:

Pedro M dijo...

Sorpresa, no lo habia visto.
Pues habrá que ir apuntando qué leyes a favor de los ciudadanos no votan esos que se llaman oposición, que la están haciendo contra los ciudadanos. El espectáculo de esas voces que les gritan España una y católica, esa derechización extrema que llevan creo que la pagarán en las urnas. No se recordaba a tanta derecha exalatada junta. Menos mal que somos Europa, tranquiliza, y que el bienestar nos da lecciones, aunque nos quejemos. Tufan.

Celeste dijo...

Yo también he olvidado el nombre de mi nacimiento, es normal, no era mío.
Yo no soy "eso" qeu mis padres miraron, ni todo con lo que quisieron "arroparme" al ponerme al nombrarme.
Mi identidad, sólo es mía. Bastante me ha costado llegar a ella, bastantes luchas incomprendidas, bastantes enfrentamientos, bastantes críticas... Ahora, cuando soy "lo que soy". Por fuerza tengo que tener otro nombre. Sólo cada cual tiene derecho a nombrarse. Y todo esto, sin cambiar de sexo...pues imagínate, si encima, también conlleva eso.
La libertad, está tan mal entendida! La libertad, la individual de cada cual, la reclaman otros, para usarla "contra".
Bienvenida sea la ley. Ahora falta la comprensión.
Quien o qué nos obliga a ser estáticos? a no modificarnos, a permanecer siempre fieles a algo, que en muchos casos no es nuestra identidad? Quién o qué nos condena a no avanzar?.
Cada uno desde su momento , modifica lo que es, porque está vivo. Tendría que ser obligatorio, el cambio de nombre. No soy más que lo qeu ahora me motiva y vivo. Qué nombre tengo que llevar para designarme? No el de ayer...ni el que otros eligieron.
Soy yo quien decido y me nombro. Es mi derecho. Ejerzo la libertad. Me re-bautizo.
(aconsejo un libro precioso: “Las voces del desierto” de Marlo Morgan)

me embaloooooooooo vale, lo dejo...jajajaja
un abrazo grandote!

(cuarto intento de envio)

PIlar M Clares dijo...

Conozco ese libro muy bien, y, seguro que lo sabes, hay un disco con el mismo nombre en el que con instrumentos africanos y voces se interpreta a Bach, Mozart, Brhams... que es impresionante.
Tienes toda la razón Celeste, qué nos hace y qué no nos hace no es solo una cuestión de nombre, en el caso de un transexual es muy importante y hasta ahora un problema, así es ¡más derechos para la ciudadanía! eso sí que es importante.

Y ahora, cuando se les pase a los peperos la fiebre delirante e incongruente de De Juan Chaos, a ver cómo intervienen con foros tan decadentes e invlocuinistas como ese de la Familia que¡¡ pretenden dereogar la ley de matrimonio gay!!, yo me voy a empeñar en que los ilegalicen a ellos,, aver cómo les sienta.
Pedro: Hemos tenido suerte en que anden entretenidos pegando gritos y exaltando a los más franquistas, que quedaban jo (nunca los había visto con ese brío y consignas: ¡¡¡una-católica!!!... sí, hombre... la suya la única!!! qué valientes.

andrés dijo...

que buen artículo. Todo ésto habla de libertad, de elección, de sinceridad (con uno primero) y del precio que hay que pagar por todo. Barato no es.

Bombermán dijo...

Lo que me parece simpático es cómo el estado puede financiar ese tipo de operaciones.
¿Cuánto vale una operación de esas? Apuesto a que mucho, qué extraño lugar es el mundo.

PIlar M Clares dijo...

¿dinero, bombermán? el que sea necesario para ser personas, lo más importante. Cuánto se gastan los estados en...y en... no entremos en el lío, sino en las necesidades, porque estos hombres y mujeres nacen con un grave conflicto social, social he dicho, y como dice Andrés, gracias,el precio ques e paga por la libertad es alto por este ratillo de vida, muy alto, y no solo en moneda. Así que si una operación,sea de corazón o de sexo, vale entre 15.000 y 25.000 euros, me parece barato. El dinero es relativo, en realidad nada vale nada, pero tontamente se nos ha complicado. Tontines somos

Bombermán dijo...

Pero eso siempre es MUCHA PASTA!!!

PIlar M Clares dijo...

Para un estado eso ya no es dinero, es voluntad, tiene una infraestructura, instalaciones, profesionales ¿miramos con detalle presupuestos de armas, por ejemplo?
Besicos

Bombermán dijo...

Ya, claro, corrígeme si me olvido de algún detalle pero, ¿no te suena un poco a capricho eso de la operación mientras que en un post anterior nos recordabas que apedrean niños hasta la muerte? Pregunto.
Besicos para ti también.

Anónimo dijo...

bonbermán:
estás confundiendo la velocidad con el tocino, que diría mi tía.

¿Es caprichoso intentar ser uno mismo? Que su cuerpo responda a qué es y cómo se siente?. Es caprichoso intentar qeu la gente al mirarte no te nombre por lo que no eres?. Capricho dices...niños apedreados dices...mucha pasta dices...

sí este mundo es un extraño lugar, lleno de marcianos.

"Gracias a Dios" que soy "bellísima", qeu me encanta mi cuerpo, qeu no tengo problemas, que no me siento rechazada, qeu nací donde y cómo lo tenía qeu hacer...como tú supongo.

Letycia.

Bombermán dijo...

Claro, eso mismo preguntaba yo, ¿es capricho o no? Y eso de intentar ser uno mismo... digo, a mí también se me hace un poco a confusión de velocidad y tocino esa propuesta, ¿no?, POR ESO LA PREGUNTA que, por lo visto, sigue quedando sin respuesta.
Y sí, este mundo está lleno de esos habitantes de Marte, querida. Menos mal que nosotros nos sentimos, al menos, un POQUITO ubicadillos.
Besitos TERRÍCOLAS.

PIlar M Clares dijo...

Leticya, bienvenida, gracias por tus opinione que aclaran ese potaje que nos propone bomber, mezclar la pena de muerte con el derecho a la identidad, que a todos nos cuesta cara, porque es el derecho a la dgnidad y aunque suene a tópico,también a la vida. Todo no es cuestión de dinero, la pena de muerte no lo es.
Por otra parte las sociedades actuales tienen recursos sobrados para cubrir las carencias de todos y mejorar la vida, vivir no es un lujo, es un derecho, y ¡se necesita! síííí, se necesita que vivamos, se nos olvidaaaa, bomber, que parece que siempre tenemos que rogar vivir, venga ya, ya está bien.
Nada tiene que ver que se utilice el dinero para ser uno mismo con las cuestiones ideológicas si lo queremos, y yo sí que quiero, quiero que mejore el mundo, que no haya piedras contra nadie, que me operen si necesito de algo, sea el órgano que sea, no necesariamente de los que alguien moral ha considerado que se necesita. Cuánto podríamos hablar de los valores y sus intenciones en la medicina ¿no crees?
Besos

Bombermán dijo...

Ya, pero Pilarcilla, dígame usted, si yo le voy un día al gobierno pertinente a llorarle el cuento de que no tengo una identidad definida mientras que no tenga la cara parecida a la del señor Brad Pitt y que NECESITO para SER que me intervengan quirúrjicamente puesto que mientras no me parezca a Brad Pitt no podré sentirme humano, ¿qué dirías?
¿O sigo mezclando velocidad con tocino en un truculento potaje?
Si es así, te rogaría me expliques bien por qué, de modo que yo pueda corregir mi error de enfoque.
Un besito y gracias por aguantar esta mayéutica.
Otro besito.

PIlar M Clares dijo...

En ese caso, mi querido dinamitero, usted pasará a la categoría de los memos, que no digo yo en absoluto que lo sea ahora, pero por si se le ocurre la idea de parecerse a "mi" Brad.

Y fuera bromas, entiendo el fondo de lo que dices, hablas de sofisticación ligada quizás a vacío, de expectativas del ser humano que se abren con la ciencia y ese cinismo que a veces es la política.

Pero de lo que yo hablo es de dignidad en personas que no nacieron identificadas con su sexo biológico --por supuesto que no incluye la homosexualidad en general, que ese es otro tema con multitud de variaciones, interpretaciones, prejuicios individuales, religiosos, civiles, etc...-

La identidad del género es un proceso de construcción que en los casos de las personas que desean transexuarse (se dirá así?)pasa por adecuar su cuerpo a su psiqué, no es el caso caprichoso de quien quiere parecerse a alguien que considera modelo. No hay modelos en estos casos, hay necesidad de dar forma a la identidad rehecha a golpes metafóricos y muy reales. Renunciar para mí sería como nacer con un problema en un órgano y desconocer o no tener acceso a su tratamiento. Puede ser una opción la renuncia, pero al menos tiene que existir la posibilidad de hacerlo.
Pero como sé que a ti, reybomber, lo que te gusta es llegar a palabras bellas, te sugiero estas de un poeta: Hay un himno en la noche que no todos consiguen entender
Un besazo

Bombermán dijo...

Mmm, ya ya ya, así pos sí...
XD !
Dos besazos!

Bombermán dijo...

Y dicho sea de paso, el versito iba más bien así, creo, "Hay un himno en la noche MÁS OSCURA que no todos consiguen entender; pero no hay que entenderlo: el himno suena".
Al parecer se puso de moda el amigo Vicente, ¿no?
Un abrazo grande, pilar.

El diario el País del 14 de marzo dijo...

Mauro Pilaquinga es ecuatoriano. Lleva en España desde 2000. Desde entonces se prostituye. "Porque no tenía papeles me tocó hacer esto", dice, resignado. Tiene cuerpo de mujer pero se siente hombre, y como tal vive. Mauro no comparte el punto de vista de las compañeras que mantienen que desean ejercer la prostitución, que lo prefieren a otros trabajos. "A mí no me gusta dedicarme a esto. Los clientes me tratan mal, me humillan, no me pagan. Quiero dejarlo, por mí, por mi familia, pero no puedo. Intento encontrar otro trabajo, pero nadie me da una oportunidad".

Muchos transexuales se ven forzados a ejercer la prostitución. La falta de concordancia entre papeles y aspecto retrae a muchos empresarios a la hora de contratarlos. Mauro exige del Gobierno ayudas económicas. "A ver si es verdad que me ayudan a salir de esto, que me ayudan a encontrar un empleo. Porque cada vez que voy a pedir trabajo y me ven con este nombre, esta voz y estas tetas, no hay manera". Pero también defiende que se garanticen los derechos de quien libremente quiera ejercer la prostitución.

PIlar M Clares dijo...

¡¡¡bomber, que me das en el gusto!!!, cómo lo sabes, Vicente Gallego, "El himno" en Santa deriva, uy, que me muero de de que seas tan sabio y que coincidamos. Se puso de moda hace tiempo, yo citaba de memoria, pero tú lo has recordado mejor. ¡Mascletá por ti, ahora que vienen las fallas, que revienten por ti! hmmmm...besazos.

Julia Ardón dijo...

qué nutritivas que son las lecturas de comentarios por aquí. Te felicito Pilar, por provocar tanta idea importante, tanta propuesta sabia, tanto compartir de buena gana.
Me siento en una mesa de amigos y amigas, de tarde, una tertulia de esas ricas que no querés que se acaban nunca.

Les acompaño.

Bombermán dijo...

Dialéctica, darling, que no discusión.
Besazos.

PIlar M Clares dijo...

Que siga la música, Julia, la de las palabras y las ideas (platonismo puro me ha quedado...uy), y tú Bomber, que tus truenos muevan el mundo, ¡me apunto a ese hecatombe!Besos para los dos, hm.

Pilar M Clares dijo...

12-4-2007
Julio Cuesta, el primer transexual que, sin operarse --tiene problemas de salud-- ha cambiado su género civilmente. Su aspecto es absolutamente el de un hombre, que es lo que se ha sentido desde siempre. La familia siempre lo apoyó.
Viéndolo, no puede uno hacerse a la idea de que no sea un hombre de pies a cabeza. Sobre el asunto de la definición sexual al nacer habría mucho que hablar, hay casos desde la historia de la humanidad. Felicidades a Julio.Felicidades a esta ley.