domingo, enero 28, 2007

SI TÚ LO DICES. Colaboración de LUCÍA BENÍTEZ (texto y fotografías)

COLONIZACIÓN, GUERRAS
Y TRÁFICO HUMANO
por Lucía Benitez
Las fronteras se abren a veces como un abismo, como si la diferencia entre pisar uno u otro suelo o la tierra de nadie, confirmara la exclusión. En este contexto, tu vida vale lo que cruzar una raya.

Comenzar a contar esta historia ya es un punto de vista, encontrar una secuencia es un argumento. La propuesta podría ser: colonización, guerra, pobreza, turismo. La trayectoria desdibuja en ocasiones que el abismo sigue siendo abrupto. Después de siglos de colonización, es en el sur donde se encuentra la mayoría de los países que sufren esta lacra; precisamente la frontera entre Vietnam y Camboya es, según las organizaciones internacionales, la zona del mundo donde se registra mayor número de casos.

El florecimiento de esta industria en el caso de Vietnam, país con el mayor número de abusos y secuestros de adolescentes y mujeres, está asociado a la presencia de numerosos extranjeros: la colonización, la guerra que llevó allí a miles de militares norteamericanos, las fuerzas de la UNTAC durante el período de pacificación en un contexto de violencia y abuso continuado donde al igual que ocurre en torno a las explotaciones de petróleo o las plantaciones, hay un absoluto predominio de población masculina. Alrededor de los centros militares son muy frecuentes tanto la prostitución como los abusos sexuales. Por ejemplo, en Filipinas la explotación sexual infantil ha estado ligada a los vaivenes con que EEUU ha hecho uso de la base militar de Subic, que llegó a tener hasta 15.000 marines destinados. El acuerdo bilateral entre los dos países llegó a incluir la cláusula que garantizaba la inmunidad de los militares ante los tribunales filipinos. Hoy por hoy esta cláusula sigue vigente en España en la renovación que en 2003 se hizo del tratado de uso de bases americanas. Un marine que abuse o viole responderá solo ante la justicia americana.

Más recientemente que en Vietnam, en Camboya el fenómeno sigue la misma ruta: periodo colonial, interminable guerra de treinta años y luego presencia de fuerzas de pacificación de la ONU -como en Mozambique, Kosovo y recientemente en Sudán- .
Además hay otros factores como: la difusión de las noticias de las guerras que han vivido con el relato de los continuos abusos a la población local, los relatos de los soldados y la forma en ques e ha asociado a la diversión con el sexo en el mundo militar.
Millones de turistas se encaminan cada año hacia muchas comarcas asiáticas. De nuevo la concentración de extranjeros con mucho dinero en el bolsillo y tiempo para el ocio han disparado el problema. Para estos países el turismo implica una importante presencia de economía informal
en la que trabajan sobre todo mujeres y niños que emplean muchas horas en la venta de artículos de recuerdo, o de artesanía.

Las familias saben que obtendrán mejores ventas si el reclamo es

una niña pequeña.

Una reciente encuesta de UNICEF sobre la actitud social en España ante la explotación sexual en los viajes muestra que cerca del 90% de los españoles considera frecuente o muy frecuente la prostitución infantil en los países empobrecidos y, todavia más, una de cada diez personas dice conocer a alguien cercano implicado en abusos a menores.

La conclusión de los expertos es que la encuesta pone de manifiesto la actitud permisiva en el 22% de los casos sobre los abusos sexuales a menores ya que los justifican por razones culturales o económicas.
Incluso, aunque en un porcentaje menor-el 3%-, la encuesta revela casos de ausencia absoluta de conciencia social sobre el tema.
UNICEF considera que son muy nuemoros los "explotadores ocasionales" que abusan de menores durante unas vacaciones como parte de la aventura exótica.
*
CONTROL
Las campañas de control se han intensificado desde que en 1996 el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía denunció la situación en Asia con 2.000.000 de niños como víctimas. Apuntaba sobre todo a Tailandia, a donde llegaban niñas de los países vecinos, y también a Filipinas y la India.
El problema se está desplazando, según UNICEF, desde esos países hacia Camboya y Vietnam, sobre los que había un menor control y en los que que todavía ahora hay mayor permisividad legal apoyada en la práctica social y en las creencias religiosas.
Camboya recibe a muchos turistas que proceden de Tailandia en zonas próximas a su frontera; allí hay una mayor demanda de adolescentes víctimas del tráfico sexual. Dos tercios de las prostitutas que ejercen en Camboya son vietnamitas que llegaron allí secuestradas o engañadas.
Al cruzar una frontera, el abuso y la explotación tienen una nueva dimensión: sin apoyo familiar ni social, sin dominio del idioma, las víctimas tienen muy difícil buscar salidas: no tienen quien les ayude a escapar y, sin documentos, tienen difícil recurrir a la policía.
Otras colaboraciones en esta sección:
Si deseas colaborar en SI TÚ LO DICES, manda tu texto y/o imágenes. Tema libre dentro de la línea editorial del blog, reflexiones sobre mujer y su contexto. Enviar e-mail (ver perfil)

24 comentarios:

Mari dijo...

Nuevamente un temazo. Lucía lo que dices es tan cierto y tan ignorado. Es increíble que esta ignorancia no sea falta de información, sea una necesidad de pasar por alto aquello que no soportamos. Vuelvo a Sudamérica en donde paso lo mismo en las fronteras selváticas. Niñas y niños prostituídos y comercializados.¿Qué será de ellos cuando les toque ser padres? ¿Qué tipo de cadenas psicológicas se arrastran generación tras generación? Recomponerse de un evento traumático es una tarea titánica ¿Y qué hacemos?

Alguien dígame please
¿Qué hacemos?

maria dijo...

Estupenda denuncia para añadir a las que tenemos en nuestro país,el tema de la prostitución en su cara más fea, la de menores , que serán adultos a su vez con un destino obligado , sin capacidad de elegir. No sé que hay que hacer. Denunciar y educar, y en primera instancia luchar contra la pobreza que impide tener dignidad.

PIlar M Clares dijo...

¿qué será de ellos mientras tienen que vivir cada día, Mari? desde luego. Pues estoy por lo que dice la otra María, que si eres la que yo sospecho no sé por qué eres tan tímida y no lo haces desde tu blog...esperaré confirmación de identidad..., lo que ella dice: educación y erradicación de la pobreza,
¡imprescindibles ambas!
Besazos

La voz que clama... dijo...

Esta es una invitación para la vida.
Para la vida que no es como "la del mundo"
Que la paz os acompañe en vuestro trabajo.

PIlar M Clares dijo...

Gracias,voz que clama ,en general, digo.

Una cosa: ¿Alguien sabe por qué cuando te pasas a la versión nueva se borran todos los vínculos de los comentarios y si tiene solución esta plaga (Sabré recompensar a quien de una pista)

Lucía Benítez dijo...

La solución es difícil, compleja y a largo plazo. AFESIP y No Hay Excusas son dos organizaciones que se dedican a ello.
Hasta ahora, la mayor parte de las intervenciones sobre la situación en Camboya y otros países de Indochina estaban diseñadas desde fuera, sin contar con la población autóctona, y se basan en el control y la prohibición. El resultado es que el problema se traslada de lugar y no desaparece, al igual que la prohibición del trabajo infantil en estos países tiene como consecuencia en muchos casos el cierre de fábricas. En problemas sociales complejos, que están alimentados por numerosos factores, las intervenciones deben ser de conjunto: concienciación, educación, eliminación de la pobreza, integración social y mil aspectos más. Pero no se trata solo de intervenir en los países donde se concentra la oferta del turismo sexual: también en los que son el punto de salida de la demanda. En España, por ejemplo, sólo dos empresas del sector turístico han firmado el cógido de conducta de la ECPAT contra estas prácticas.
De todos los elementos, me parece muy importante el de la educación de las niñas porque tiene unos resultados impresionantes sobre la calidad de vida de la comunidad y sobre el desarrollo.
Se trata de conseguir una sociedad más igualitaria: lo que ocurre es el resultado de la imposición sistemática de abusos sobre la región: la colonización, las guerras, la pobreza. También de la desigualdad entre hombre y mujer: los ejércitos han sido tradicionalmente masculinos.El aumento tan numeroso de población masculina rompe las condiciones para unas relaciones de igualdad. Me pregunto: ¿Qué ocurrirá en la China de dentro de veinte años? el setenta por ciento de la población será masculina.

Se necesitan ideas para acabar con esto. ¿Alguien puede añadir alguna?

andrés dijo...

me siento un poco mal porque en estos comments se están haciendo preguntas y a la única que puedo ligeramente contestar es a la de Pilar sobre la versión beta. Blogger Beta maneja codificaciones distintas al anterior, mas de uno pensamos que de forma innecesaria y chantajista, pero esa es otra historia. Se de gente que ha podido recuperar ésto al cambiar la plantilla, tendrías que tener cuidado de guardarte ésta por si hay algún problema y de guardarte todo lo que hayas ido añadiendo. Lo vemos cuando quieras.

Me encantan las fotos de Lucía, especialmente la primera.

besos

3'14 dijo...

Pues yo me siento todavía peor que Andrés, pues ni a la pregunta de Blogger beta se responder.
Cuando se tratan estos temas muchas ideas y poca precisión, sobretodo por falta de información, se concentran en mi cabeza.
Por una parte, siempre he defendido a quien libremente haya querido ejercer la prostitución. Pero luego, te llegan noticias sobre tráfico humano, secuestros, explotación sexual infantil, turismo sexual... y me da por acabar metiendo a todos en el mismo saco, me entra la paranoia de no saber al final quien ejerce libremente y quien coaccionado, y pienso: muerto el perro, se acabó la rabia. Pero hay que ser realista y todos sabemos que el sexo atrae y vende, por eso creo que, si la prostitución estuviera reglada y legalizada, sería más fácil atrapar a la gentuza que vive a costa de sacrificar la vida de otros.
Luego seguro que está quien sigue el lema: ojos que no ven... Está claro que si no hubiera una demanda no habría el aumento de oferta que constantemente inunda prensa, etc... Hay que ser severo con quienes tanto abusan como ponen a disposición de otros a menores o personas sin su consentmiento.

Otra cosa que quiero decir, me resultan vomitivos los supuestos programas documentales o reportajes que "denuncian" esto mismo que se comenta en este post. Para esos programas (esos de altas horas de la madrugada que emiten cadenas como Antena 3..) el uso de estos temas tan peliagudos en realidad son cebos de audiencia por el morbo que suscitan. El trato que se les da es lamentable y sensacionalistas, desde los que representa que han llevado a cabo un trabajo de investigación con cámara oculta, etc... Se sirven de esta desgraciada realidad para seguir ofreciendo espectáculo. Emiten imágenes degradantes para las víctimas y no ofrecen soluciones factibles para erradicar el problema.

Un beso, Pilar. Y felicidades a Lucía por el texto.

Raquel dijo...

Debería haber una mayor movilización social para erradicar esta barbaridad.

diego dijo...

Este tema siempre me ha causado mucha preocupación e indignación. Siempre he pensado (quizá soy muy pesimista) que aún con todos los esfuerzos no sería suficiente, pero sí sería un gran avance.

PIlar M Clares dijo...

Andrés mil gracias, el caso es que yo no quería, pero primero me pusieron difícil el acceso a las entradas y después me imposibilitaron las fotos -debía ser la última que quedaba-.Creo que a lo que te refieres es a la imposición de google sobre el correo, y seguro a algunos efectos colaterales que a saber. Me parece que me quedaré como estoy, e iré recuperándoos poco a poco, que tambén me da gustillo. Besicos

Lucía Benítez dijo...

Gracias, Andrés. Tu sabiduría sobre Blogger Beta nos salva la vida. Algún día te haré un retrato con cara de Friki.
Qué inteligente, 3.14. Tal y como dices, cuando este tema se toca y, especialmente en televisión, tiene un tratamiento que no sirve para concienciar a nadie. El problema es que el morbo vende y detrás de ese criterio van todos.
Para que las cosas cambien es imprescindible una sociedad más justa y más integrada. Ayuda desde luego que haya preocupación social. Hay que hablar, explicar el tema y tratar de que el mensaje permita que quienes lo reciben sean capaces de ponerse en la piel de las víctimas.

AZUL dijo...

El mayor tráfico en el mundo luego de las drogas el humano...somos tan miserables y llenos de tanta cosas negativas dentro que no aprendemos de la historia, no respetamos la libertad que exigimos para uno, día a día.

Un biko...

PIlar M Clares dijo...

Yo digo, Raquel y Diego que se me ocurre sin pensar mucho que lo que no puedo, porque se me revuelven las tripas, ya es ser cómplice de la permisividad con que se comenta o bromea sobre el tema. Mientras el sexo se sitúe en el orden de la vida en que está, como diferenciador y como arma de explotación, no puedo. Azul, nos toca este tema ¿y el de armas qué te parece?
Besazos

el brazo de Cervantes dijo...

código de conducta ECPAT, os importa explicarmelo un pco? querría saber algo más de él.

Celeste dijo...

Mis hijos estuvieron a punto de nacer en El Salvador C.A.
Muchas veces me he preguntado qué hubiera sido de sus vidas, de nuestras vidas...
Es una pregunta que antes me inquietaba al hacermela.
Aquí en España, he podido educarles, han crecido, se han ido formando, han estudiado...
Dos de ellos se marcharon de pequeños con su padre(los pude de nuevo recuperar muy proto) pero qué
sería de ellos sino hubiera sigo así?

me duele en el alma todo esto!

PIlar M Clares dijo...

Brazo (jj) te pongo un enlace sobre la campaña de 1996 contra la prostitución infantil en el turismo asiático. ECPAT trabaja en el mundo con la industria turística y de viajes para crear conciencia y tomar medidas prácticas contra el abuso sexual de niños-as. El código tiene que ver con esto. ECPAT
Besicos, órgano.

Celeste, lo que llevas corrido... qué bien. Yo creo que no se trata del sitio donde se vive, sino con quién y en qué circunstacias. El Salvador puede ser un país maravilloso, como el nuestro, si nos acompaña la suerte, las circunstancias, las personas ¿no crees? Sería largo, merecería un café o mil. Besazos.

Anónimo dijo...

La tercera foto me parece muy interesante, la primera la abstracción del tema. Todo esto sucede no solo en Asia, es el resultado, como dicen arriba, de una sociedad sominada por un género y que utiliza el sexo como instrumento de poder: en la familia para empezar. Es necesario poner de manifiesto estos temas que aunque los sabemos tendemos a evitarlos porque en el fondo todos contribuimos de alguna manera tapando las desigualdades. Felicitaciones a Lucía Benítez

Celeste dijo...

(anoche estaba muy cansada)
La cuestión que quería expresar es esta:
La línea que separa una realidad de otra, puede ser en muchos casos muy fina.
Cualquiera de las vidas que vemos desde lejos como algo ajeno a nosotros, pudiera ser nuestra si las circunstancias nos hubiera situado en ese entorno o ese modo de vivir. No podemos ver la vida de los demás como algo ajeno. La vida de los demás siempre es nuestra también. Por más que nos tapemos los ojos o los oídos.

El Salvador, Malasia, Tailandia (que las conozco más) o Vietnam pueden ser países, lo son de hecho, preciosos y llenos de vida totalmente atractiva. Pero como en todo dentro de esa vida hay mil vidas paralelas de las que algunas veces no nos separa tanto.
Lo que me planteo es: qué hubiera sido de mis hijos a los que he visto crecer y formarse, terminar su carrera, conseguir sus primeros trabajos...si hubieran vivido en Sonsonate, entre las maras del Salvador, o en un algunas de las calles de Bangkok por poner un ejemplo (bastante real en mi caso).

Todos los niños del mundo, sólo son niños. Los niños no pueden “salvarse” de sus circunstancias, ni modificarlas, sólo pueden, si así les toca, malvivirlas.

Pero los adultos sí. Los adultos tenemos la RESPONSABILIDAD de hacer por los niños, de “hacer por ellos”. Estamos obligados a hacer. A no callar, a luchar, a levantar la voz, a dedicar parte de nuestra fuerza y nuestra energía, parte de nuestro trabajo y nuestros recursos tanto culturales como económicos a “hacer por ellos”.
No tenemos excusa.

El hecho de que algunos “cultos, educados y sobrados de dinero” aprovechen todo esto para hacer “turismo sexual” es ya algo de lo que no puedo ni siquiera hablar...no tengo palabras. Duele demasiado...
Exponer para que se vea todo esto, es esencial. Gracias a Lucía por sus magnificas fotografías donde tan acertadamente se refleja el alma de las cosas, gracias por sus palabras, gracias por su esfuerzo y compromiso...y a tantas gentes, que sí hacen. Que sí actúan. Que sí se comprometen y ponen manos y voz por tantos que no pueden tenerla.

Un abrazo grandote (Pilar, ya estás añadida)

PIlar M Clares dijo...

Gracias a ti, Celeste, por utilizar las palabras y tener la puntería de llegar a donde hay que llegar, al destino con que se nace en unas circunstancias determinadas y a la indignidad individual y social de quienes se aprovechan de la "cara oscura de la vida". La denuncia es un paso, la cooperación con lo que hay a nuestro alcance y la permisividad cero con este tema es otro. NO hay rezones humanas que justifiquen estos modos de vida.

Lo que quería decir antes era que a veces se juzga desde una posición en la que se establece que aceptable es esto y no aceptable lo otro (el caso de El Salvador), y a lo mejor situaciones de abuso, de este tipo también, las tienes al lado de donde estás. Y a las personas que abusan ¡también!, ahí al lado, turistas que son comparten tu espacio en el trabajo,etc, o niños y niñas que van a la escuela y un día salen en los periódicos. ¿Comparar situaciones? Claro, no, porque es como en los atentados, "una sola víctima" merma la transcendencia de una catástrofe. Esta idea a mí me hace pensar en qué vale la vida, lo único, cuando te sientes parte de la red social.
Yo creo, amiga, que el sexo no está en el lugar -estupendo- que debería estar y que no sé en qué momento de la evolución hemos caído en el abuso a través de él.
Sé cuándo se inventaron las armas y por qué, pero utilizar el sexo como un arma de definición social, de poder, de autosatisfacción -sin escrúpulos- no sé cuando aprendimos. Hablo de niñas, niños, ancianos-as, personas con baja capacidad de defensa por cualquier motivo, entre maridos y mujeres, entre padres e hijos, etc... Efectivamente mi impresión es que el sexo por desgracia no está donde debería estar.

Un gusto hablar contigo, Celeste. Besazos

Lucía Benítez dijo...

Celeste; Gracias a tu experiencia de vida sabes que la línea que separa una realidad de otra es muy fina. Desde Occidente es muy difícil de apreciar, nos han convecido de que estamos en un espacio de seguridad, bienestar y derechos que parece que nunca nos tocará otra vida. Sin embargo, no es así. Los cambios económicos y sociales nos pueden poner en cualquier momento en el borde de la raya. En un mundo globalizado las frotneras se difuminan con gran facilidad, las fronteras imaginarias y sociales, las fronteras entre lo ético y lo que no lo es. Hay muchos ejemplos de barbaridaddes cometidas por pueblos "civilizados". Te agradezco los piropos, pero sobre todo tu capacidad para devolvernos a la realidad, tu sensibilidad. El escenario desigual de nuestro mundo planetario y de nuestras relaciones promueve ese turismo, defiende que hay poderosos que pueden llegar a cualquier lugar, de cualquier modo, hacer cualquier cosa, porque su poder les legitima.

Anónimo: Precisamente el problema es ése, cuando algo se usa como instrumento de poder. El sexo tiene una enorme potencialidad porque ha definido nuestro derecho de pertenencia, nuestro lugar en el mundo, nuestros derechos... Es difícil luchar contra las desigualdades que nos benefician, así que tendemos a ocultar la mayor parte de sus efectos adversos. NO hay que olvidarlo si queremos cambiar las cosas.

Azul, no aprendemos de la historia porque tenemos otras lógicas más presentes, nos bombardean continuamente.

Anónimo dijo...

Tema duro e incómodo para muchos. Pero habría que empezar por educar a los demandantes de este mercado, para los que no vale lo mismo la vida o la inocencia de un niño del primer mundo que la de uno del tercero. Incluso hay quien justifica todo tipo de explotación infantil diciendo que al menos se les da una oportunidad de trabajar. Repugna la falta de conciencia.
j

PIlar M Clares dijo...

Jota, tocas un tema básico, la justificación ¿de "trabajar"? les preguntaría si considerarían eso un trabajo para sus seres próximos, si no se han planteado qué es y será de esas vidas, si no se producen asco de sí mismos cuando abusan de la infancia, si...

Juan Cosaco dijo...

Hay que ser radical!
No basta con ayudar, con actuar movidos por la pena o la misericordia... desterremos los sentimientos católicamente implantados en nuestras cabezas y luchemos por la justicia.
Porque yo creo que todo esto es un problema de reparto ético de la economía: el objetivo de nuestro continente, país, comunidad autónoma, ciudad, familia o persona NO PUEDE SER ganar dinero y vivir cómodamente.
Dejemos de pensar aburguesadamente, siempre dentro de nuestras posibilidades... cambiemos la actitud en cada acto, cada conversación, cada acción, cada VOTO. justicia, reparto de la riqueza, fin de la opresión.. ¿parecen ideas trasnochadas, eh? no lo son, no lo creo.
Porque si "aislamos" socialmente a los turistas sexuales, no camparán a sus anchas... porque si criticamos la explotación de la muje, el machismo no tendrá via libre para colarse en nuestra vida...
Porque si VOTAMOS a partidos que no prometan riqueza sino igualdad y reparto, el neoliberalismo del que se nutre la maldita explotación infantil y el turismo sexual, no avanzará tan rápido y, tal vez, podamos llegar a vencerlo.

Salud!