martes, abril 18, 2006

DEBATE ABIERTO(III) DINERO x SEXUALIDAD. Hábitos. Sociedad.



¿Crees que las situaciones abajo descritas no están ya hoy en la educación y en la sociedad o por el contrario son fácilmente reconocibles? ¿ Hasta qué punto el cambio de dinero por sexualidad está presente en el ámbito social y familiar?

A la prostituta tradicionalmente ha acudido el padre con su hijo adolescente para que lo introduzca en el mundo de la sexualidad, incluso para que le brinde al muchacho el certificado de una heterosexualidad fuera de duda. A la joven en condiciones familiares aceptables, mientras tanto, se le preserva, o al menos advierte en lo posible, de relaciones que pudieran ser engañosas o dañinas que esconden poca durabilidad.


Se celebra que una mujer se haya comprometido con un hombre rico, sin prestar mayor importancia a cuál puede ser su futuro. Se puede oír en cualquier tertulia de café la aprobación de tales situaciones, y la risa fácil de “yo también lo haría”. El dinero, y la posición social, pueden justificar la finalidad de la vida de una joven. Es frecuente oírlo y no escandalizarse.

Desde que las niñas son pequeñas, se les enseña a mostrarse bellas y atractivas. Esto, que es una ventaja porque las hace conocedoras de su cuerpo, crece a medida que la niña atraviesa la adolescencia y la juventud. La joven se convierte en un objeto a mostrar en su belleza. “¿Y tiene novio ya?” –preguntan a todas horas como comentario simpático-. También se hace con los niños. Si la respuesta fuese “No para de tener novios/as”, según el caso suscitaría reacciones distintas. De ella se duda de su estabilidad, de él se valora su hombría.

La familia, en muchos casos más la madre, transmite a las hijas la necesidad de ser madres, que pasa por ser esposas y haber sido con anterioridad buenas hijas, educadas, prudentes y adaptables. Esta prioridad en la educación femenina, sitúa a la mujer en el muestrario del que podrá ser elegida por un hombre, en condiciones de menor capacidad selectiva y con una cierta premura en sentirse requeridas por alguien. http://www.mujereshoy.com/secciones/2239.shtml

Se da el caso de que se predisponga a una joven para la relación con alguien que la familia supone que conviene a todos. Se induce a un modo de comportamiento, una manera de vestir, una estrategia de acercamiento. Sobre el tema hay ejemplos célebres y otros anónimos y caseros. A media que el nivel económico es mayor, este tipo de estrategias son más frecuentes. Cuando el nivel es marginal, se puede vender por una lavadora, unos euros o cualquier otra miseria que compre la dignidad de lo humano.

No produce ningún escándalo la confesión de cualquier hombre de confianza sobre alguna experiencia en prostíbulos, “son cosas de hombres” que se aceptan. De hecho, y sin insistir en el tópico, la valoración masculina se fortalece cuanto más demuestra un joven ser mujeriego. De sobra es sabido que en la mujer, en general, es lo contrario.

Tras la incorporación de la mujer a la vida laboral en sociedad -vida laboral siempre ha tenido- se da un modelo a la que se califica de “masculina” porque adopta actitudes a las tradicionales de este género: contrata los servicios sexuales masculinos, utiliza su poder para contratar empleados según gustos personales, etc. Este prototipo produce rechazo social mayoritariamente.

Hombres y mujeres se han servido del sexo y de artimañas de seducción en el trabajo. Secretarias y jefes, empleadas y encargados, mandos y subordinados en general. Trabajo o dinero por sexo ha sido (¿es?) frecuente en las relaciones laborales. El número de delitos de acoso sexual en el trabajo así lo demuestra. http://www.nodo50.org/mujeresred/acoso.htm

Por “braguetazo” entiende el Diccionario de la Real Academia “casarse por interés un hombre con una mujer rica”. Este término, además, también se aplica a la mujer que se casa con un hombre rico, y es palabra que hasta encubre un cierto reconocimiento de la habilidad social del o de la protagonista.

Socialmente, los grandes actos de encuentros masculinos, como son los futbolísticos, están relacionados con la prostitución. Una noticia del 13 de abril en El nuevo Herald.com titula: “La FIFA aseguró el jueves que no tiene el poder jurídico para actuar contra la prostitución forzada en Alemania durante la Copa Mundial”. Añade Joseph Blatter, presidente de la FIFA, que aunque se prevé que el tráfico de mujeres y la prostitución forzada aumentará en Alemania durante el certamen entre junio y julio próximos, “poco puede hacer al respecto” aunque la FIFA “valora en extremo el respeto por la vida humana y la integridad física" (¿?)

En las ciudades, actualmente y en el pasado, es común que gran número de mujeres ejerzan la prostitución bajo el modo de dedicación parcial. Ellas mismas consideran en estos casos que no son prostitutas, pues no se dedican a tiempo completo a esta actividad, ni hacen de ella una profesión a largo plazo.

Es fácil para los y las jóvenes que cuentan con un buen físico estar en listas de agencias, llamadas de modelos, que pueden requerir sus servicios para acudir a una fiesta importante, concentraciones de deportistas, empresarios, profesionales de cualquier sector. Dicen quienes participan que no hay compromiso sexual en ello. Si la empresa queda satisfecha, volverán a ser contratados/as. Estas listas se llenan de estudiantes que usan el dinero bien para sus estudios, bien para comprarse la próxima camiseta de cualquier marca cara o simplemente piensan porque pueden ser trampolín para relaciones posteriores. Son jóvenes que no ven inconveniente en utilizar el sexo a cambio de dinero o estatus social.

17 comentarios:

PIlar M Clares dijo...

NOTA: Este post no pretende recoger todas las situaciones en que se pueda apreciar el tema que se propone: dinero X sexualidad. Se describen algunas como punto de partida. Gracias a todos/as por participar.

Salvador dijo...

¡Uyuyuy, que nos metemos en terrenos pantanosos! Y en estos casos lo mejor es citar a los curas que de esto entienden un rato:

Mt 5,27-28 Sermón de la Montaña: "Habéis oído que se dijo: "No cometerás adulterio". Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón"

¡Si es que los hombres somos unos pecadores de tomo y lomo!

Karuno dijo...

Desde luego que es patente el trueque dinero-sexo en la actualidad, cada vez hay más cosas que se llegan a hacer por dinero...

Pilar, estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, pero en la actualidad yo pienso que (gracias a dios, todo sea dicho) hacen su ausencia en la educación de las nuevas generaciones valores tan arcaicos como los que antes se seguían, tipo (se lleva al hijo a un prostíbulo para iniciarle en el sexo, o bien hacer ver a la hija que tiene que estar guapa siempre y que es importante encuentre marido si es rico mejor...)
Besotes

PIlar M Clares dijo...

Muy semanasantero te veo, Salva. Digo yo que una cosa es el adulterio y otra muy distinta cambiar sexo por dinero. El deseo no es patrimonio de los hombres. Que la relación íntima sexual y afectiva se resuelva a través de un mercado en el que intervienen traficantes y explotadores como mínimo, por no ensañarme, ya es triste, además de injusto para las víctimas, que sean lo "alegres" que se quiera ver, son las que salen perdiendo: mujeres, niñas, niños, algunos hombres. Esto trae muertes, no es tontería.

PIlar M Clares dijo...

Karuna, quizás tengas razón. Ahora ese trueque es menos burdo, es más sofisticado. Sin embargo, el deseo de dinero es más agresivo. Ahí la presión social se adpata a los nuevos tiempos.

Y luego, a veces me sorprenden las actitudes de alumnas del instituto que en la adolescencia todavía están sometidas a este tipo de influencias familiares y lo dejan ver con toda naturalidad. En el mundo rural es más fácil encontrarlo.
Una anécdota real: en un instituto, no hace mucho, un chaval que no estudia nada, un desastre. En una conversación privada, el director del mismo y su padre le prometen, para animarlo, que si aprueba se lo llevan de putas (...!!!!!!)

Karuna dijo...

Pues vaya... me creo que fuera real. La verdad es que es una pena lo que el dinero puede llegar a hacer...
Y con el ejemplo que das, no me da más que la razón que muchas veces son los mayores (padres sobre todo) los que por una educación incorrecta e inadecuada hacen de sus hijos lo peor.
Besotes ;-)

Francis - dolomita dijo...

Interesantes reflexiones las que propones sobre la prostitución, con angulos casi opuestos. Mi opinión al respecto puede ser contradictoria, por que por un lado entiendo que puede tener un punto denigrante para la mujer, ya que dudo que, con las condiciones que se dan actualmente, la decisión de dedicarse a esta actividad sea voluntaria, como algunas dicen. Pero por otro lado, si se consiguiera una hipotética regulación laboral completa, en todos los ámbitos, de la prostitución femenina y masculina, la consideraría como una prueba de progreso social.

Anónimo dijo...

Yo creo que hay que diferenciar la prostitución del trafico de personas. Para mí la prostitución es inicialmente voluntaria y a cambio no tiene que ser únicamente por dinero, sino que dependiendo del estrato social al que se pertenece se intercambian por algunas de las muchas ambiciones personales como pueden ser influencias, éxito, fama, y evidentemente por dinero.

La educación de una persona es tremendamente complicada y me parece injusto achacarle toda la responsabilidad de nuestras carencias, a la falta de criterio de nuestros padres. Evidentemente existen entornos familiares desestructurados, donde dar unos valores de respeto hacia la dignidad personal es imposible.

Me gustaría saber si creéis que la sociedad esta preparada para afrontar una ley que regule la prostitución y todo lo que ello conlleva drogas, malos tratos, etc..

Encarna (Barcelona)

PIlar M Clares dijo...

Lo que planteas, Encarna --¡qué bien verte por aquí de vuelta de vacaciones!-- es un temazo. Hoy leo que al hijo de la joven de 23 años turca cuyo hermano pequeño "mató por honor", porque decía el cabrón que vivía "como una alemana"--ya sabes,después de un matrimonio convenido en Turquía del que huyó--, bueno, pues al hijo lo quiere adoptar su misma familia, la que ha matado a su madre.
Claro, el tema de la prostitución está ligado estrechamente al papel social de la mujer, como se ha hartado--hasta que se ha ido-- de decir Clares por aquí, al poder que ejerce el hombre desde antaño sobre ella y la cobertura social que la sociedad le procura, sociedad diseñada por él mismo.

Ahora, sinceramente, creo que los estados que se llaman del Bienestar, con la mujer en proceso de integración total, sí que están preparados para este cambio, no creo que se vea igual la prostitución ahora que antes.
Y digo preparados, no dispuestos.
Mira lo que dice Pedro: se toma el tema de la velocidad, o del tabaco, se demoniza porque hay intención política -da igual si es buena o mala- y se crea una conciencia distinta sobre el asunto.

Por otra parte, lo que yo me pregunto es ¿cómo se hace una revolución? ¿cuánto tiempo tardó, por ejemplo, en cambiar la sociedad esclavista medieval hacia otra plural?

Sí creo que se estén dando pasos importantes y la educación es uno esencial.

PIlar M Clares dijo...

Francis, buennnnaaaassss, te digo lo mismo que a Encarna, qué gusto saber de ti.

Relacionar progreso con legalización es lógico, creo que deseable, estaríamos en un estadío más, desde dentro y más cerca de conocer la situación de verdad. Lo ilegal no se conoce, vamos, no lo conocemos los mortales.

Que no existiera es lo deseable, y a lo que se llegará, me parece, con muchos años por medio.

Estoy de acuerdo contigo en que es muy contradictorio. Lo que no puede es dejar indiferente y que las cosas sigan igual. Upa.

Anónimo dijo...

No sé si el hecho de tener abiertos otros debates da por concluido este, mi último apunte al respecto es que tu ejemplo de revolución desde luego que anima a no desistir en ninguna lucha y más cuando esta justificada, como es el caso de la prostitución. Creo que la dificultad no está tanto en crear una conciencia social, sino en la lucha contra los grandes intereses económicos, que mueven la prostitución y las drogas, ya que para mi ambos mundos están muy ligados.
Besos
Encarna (Barcelona)

PIlar M Clares dijo...

Hola Encarna, desde luego que no está cerrado este debate, éste seguirá abierto hasta que se nos agoten las ganas y, ojalá, se acabe con el tema definitivamente, como tú misma dices, ligado a tantos intereses económicos, de tráfico en general (drogas y lo peor, personas), de contrastes entre miseria y riqueza, hombres y mujeres. Ojalá que veamos una sociedad de igualdad y dignidad para todos y todas.
Con esta entrada me planteaba hasta qué punto la prostitución, furto de todas esas desigualdades desde antaño como se vio, no la asume la sociedad con la doble moralidad de "ellas son putas, nosotras y nosotros no lo aceptamos", pero perpetuamos sin darnos cuenta ciertas actitudes a través de la educación que, desde luego, no sólo tiene que ver con los padres, como tú decías, sino con la misma sociedad.
Vivo al lado del Meliá en Murcia, he tenido que soportar a los sardineros, que hace ostentación de su poderío a lo largo de las fiestas de primavera, con todo lo popular y magnífico que tienen, de llevarse tradicionalmente a estas malllamadas mujeres de vida alegre, delante de todos los murcianos, al hotel a "pasarlo bien". Precisamente estos personajes luego resultan ser los más moralistas, los más devotos, los más casados, los más padres, (...) etc. Curioso, digo yo.

Anónimo dijo...

Que me vas a contar que yo no sepa, el impresentable de mi vecino le alquiló su piso a un trans-sexual Brasileño, la pesadilla nos ha durado dos años y medio, que se dice pronto. El brasileño junto con su exnovio nos montó un prostíbulo, donde de forma rotativa venían chicas a trabajar. La reacción del sector masculino de la comunidad fue de un rechazo y una burla absoluta, mientras que las mujeres se limitaron a escandalizarse y dejar hacer a sus maridos, supongo que bajo su supervisión claro está.

A pesar de todo lo visto y vivido, estoy contenta porque me han dicho que me van a dar un premio a la paciencia.
Encarna (Barcelona)

PIlar M Clares dijo...

Documental:MUERTE DE UNA PUTA
Emisión: 23 de mayo 2006

FICHA TECNICA:
TITULO: MUERTE DE UNA PUTA
DURACIÓN: 90 MINUTOS
FORMATO: DIGITAL HDV 16/9
DIRECTORA y GUION HARMONIA CARMONA
DTOR. FOTOGRAFIA: ANTONI ANGLADA
CAMARA 2ª UNIDAD: DAVID AMELL
SONIDO DIRECTO: MARC SOLDEVILA
MONTAJE: CARLOS PRIETO
MUSICA ORIGINAL: LAURA TERUEL
JEFE DE PRODUCCION: AMÉLIE SAILLEZ
PRODUCTOR EJECUTIVO: JOSE PEDRO ESTEPA
DIRECTOR EJECUTIVO DE LA PRODUCCIÓN: PEDRO ERQUICIA

Abolicionismo: presiones al equipo de Documentos TV, dirigido por Pedro Erquicia, para que eliminen de la parrilla de programación el documental.

Colectivo Hetaira: Consideran que el reportaje, estrenado ya en los cines Princesa de Mardid, les “llena de satisfacción en tanto en cuanto refleja una situación olvidada, la lucha por la defensa de los derechos de las prostitutas, un movimiento internacional que lleva años dando voz a las mujeres que han decidido ejercer la prostitución”

Anónimo dijo...

¡Alguien vio el documental???? A mí me encantó la personalidad de esa mujer, y me hubiera gustado igual se dedicase a lo que se dedicase.

PIlar M Clares dijo...

Una iniciativa interesante de verdad:
Una ex prostituta brasileña promueve una exitosa firma de ropa donde las meretrices trabajan y suben a la pasarela

Acaban de estrenarse en la feria de Prêt-à-Porter de París, donde la sección SO Ethic, reservada a lo que se considera "moda ética y comercio justo", ha recibido 20 piezas de la colección primavera-verano de una marca insólita, la brasileña Daspu. Ha llegado la ropa, pero no sus modelos, que son prostitutas. Al contrario que las maniquíes profesionales, en la pasarela esas mujeres de formas opulentas sonríen y lanzan guiños a la audiencia. La compañía y sus modelos han alcanzado un éxito notable en Brasil.

Esto sí que es dar un paso ¿no creéis?

PIlar dijo...

me llevó a revisar cuáles eran los argumentos tradicionales de los clientes para justificarse. Uno de los más generalizados es que el pago es el recurso que tienen para acceder a mujeres a las que no podrían acceder de otra manera. Otro es: ¿qué tiene de malo si hay consenso? Lo cual cae en la simplificación de que existe un tipo de prostitución forzada, que es el que estaría mal y hay otra consentida, que es la que está bien. Ahí empecé a darme cuenta que uno de los grandes prejuicios es tratar de instalar una disociación –la buena y la mala- y que en todo caso, mientras uno se mantenga dentro de los límites de la buena, está todo bien. Mientras esté al servicio de mantener la ficción del ideal de la puta feliz es casi como un aporte y una colaboración que un hombre hace para que una mujer se gane la vida.

Entrevista al psicoanalista Juan Carlos Volnovich, autor del libro "Ir de putas" (febrero de 2006) BlogNosotras juntas